Veracruz, Ver.- En el Pico de Orizaba sobrevive el 13 por ciento de bosque, luego de años y años de tala ilegal, incendios provocados y la extinción de sus glaciares, el cuarto de ellos declarado extinto en abril de este año. Así lo declaró Ricardo Rodríguez Deménegui, director del programa “Salvemos el Pico de Orizaba” creado por el Sistema de Agua y Saneamiento (SAS) Metropolitano.

A 77 años de haber sido nombrado Parque Nacional, el Pico de Orizaba, pese a la protección que tiene por ley, la tala de árboles y los incendios provocados amenazan no solo el bosque, sino también el agua del estado de Veracruz.

Ricardo Rodríguez aseguró que solo permanece el 50 por ciento de los glaciares que sobreviven, llamados Jamapa y Chichimeco. Es de estos cuerpos de agua congelada, que todos los ríos de Veracruz se alimentan. “El Pico de Orizaba es nuestra fábrica de agua”, afirmó.

Subrayando que la pérdida de glaciares es irreversible, Rodríguez Deménegui indicó que “Veracruz, Boca del Río y Medellín lo padecen completamente ya que dependen del agua que se saca del río Jamapa”, que se forma del glaciar del mismo nombre.

En las fotografías mostradas por Ricardo Rodríguez Deménegui, también se envidencia otro problema: pastizales en donde alguna vez hubo árboles. “Desaparecieron en 15 días”,dijo el especialista, sobre una extensión mostrada en fotografía.

Este 2013 el Pico de Orizaba ganó el quinto título consecutivo como el sitio menos desgastado por incendios forestales, no obstante continúa siendo quemado por los lugareños, con el fin de crear tierras para que sus ganados pasten. Del total de incendios que ocurren al año, el 92 por ciento es provocado, dijo Ricardo.

Otro problema lo representa la tala ilegal e indiscriminada de las diferentes especies. Por las 64 entradas y salidas que tiene el parque nacional, custodiadas por elementos de la policía municipal y estatal, entran y salen decenas de camiones al día con madera talada con grúas, sierras eléctricas.

Mientras que varios talamontes son incorporados a empleos en el programa “Salvemos el Pico de Orizaba”, en labores de prevención de incendios y educación ambiental, otros permanecen al margen de la ley, comentó el encargado del programa. Se limitó a decir que pertenecen a los “malos”, es decir, al crimen organizado.

Del Pico de Orizaba se ocupan, además del SAS, el Ejército Mexicano, universidades de todo el país, la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua). Sin embargo, de las 32 mil hectáreas protegidas en 1937, el 87 por ciento son  de pastizal actualmente.

La información fue dada a conocer en una conferencia ofrecida en la Casa Salvador Díaz Mirón de la ciudad de Veracruz este miércoles.

Foto: Internet

DEJANOS TU COMENTARIO