Veracruz, Ver., 16 de diciembre de 2016.- Con la firma del Decreto del Ejecutivo Estatal que condona al 100 por ciento los adeudos a empresarios del impuesto del 3 por ciento a la nómina, ahora nos toca como legisladores vigilar con lupa el uso de los recursos cuando la recaudación se reanude, señaló el diputado local, Bingen Rementería Molina.

Después que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) revirtió que el gravamen fuese usado para el pago de deudas a proveedores, el vocal de la Comisión de Vigilancia en el Congreso del Estado de Veracruz se comprometió a supervisar el uso y manejo de dicho impuesto.

Luego de una controversia constitucional interpuesta por el Ayuntamiento de Boca del Río, la SCJN ordenó la suspensión de dicho decreto número 899 del exgobernador Javier Duarte de Ochoa, e instruyó al Congreso local, al ejecutivo estatal y a la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) regresar al fideicomiso inicial.

“Lo que se hará de momento, es eliminar el Fideicomiso con el que se pretendía pagar a los proveedores; lo que haremos es regresar a la figura legal del fideicomiso anterior en el que estaba perfectamente estipulado que el impuesto del 3 por ciento a la nómina debe ser utilizado estrictamente para la realización de obra pública”, explicó.

Rementería Molina mencionó, que aunque el alcalde del municipio de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, presentó la controversia constitucional en su momento, el resolutivo del ministro Javier Laynez Potsek, emitido el 24 de agosto de este año tiene efecto para todo el estado de Veracruz.

El diputado local panista, exhortó al sector empresarial a que después de la prórroga anunciada por el gobernador, cumplan de manera puntual con el pago del impuesto con la certeza de que el dinero que se recaude será administrado de manera transparente, acción que permitirá que el Estado recupere paulatinamente su estabilidad financiera.

DEJANOS TU COMENTARIO