Xalapa, Ver., 17 de enero de 2017.- Veracruz es la tercera entidad con mayor número de policías reprobados en pruebas de confiabilidad en el país.

En un reportaje publicado en el Portal Animal Político, María Elena Morera, presidenta de la organización civil especializada en temas de desarrollo policial Causa en Común, señala que en total hay 15 estados del país que registran un crecimiento en su promedio de policías municipales en activo que están reprobados y por tanto no están certificados.

Respecto a las secretarías de seguridad pública estatales, luego de Sinaloa se encuentra Michoacán con la mayor proporción de policías reprobados con un 29 por ciento. Se trata del mismo porcentaje que hace un año por lo que el avance en la depuración es nulo.

Luego se encuentra Veracruz, Baja California Sur y Nayarit con una proporción de entre 20 y 30 por ciento de policías estatales no confiables. La noticia positiva es que en las tres entidades el porcentaje se redujo en el último año, señala.

Hay otras entidades donde la situación ha empeorado de forma significativa en el último año. El caso más llamativo es el de Nuevo León que pasó de 48 policías estatales reprobados en noviembre de 2015 a casi 270 elementos en noviembre de 2016. Equivale a un crecimiento del 1 al 5 por ciento en la proporción de agentes no confiables.

En el balance nacional, en 15 de las 32 entidades federativas del país ha crecido el número de policías estatales no confiables en activo.

En el caso de la Ciudad de México, si bien se encuentra entre las entidades con el menor porcentaje de policías locales no aptos (hay una sola corporación unificada de seguridad), el balance también ha crecido de forma considerable.

En noviembre de 2015 la capital del país tenía a 377 elementos reprobados aun en activo que equivalían apenas al 1.03 por ciento de toda la Secretaría de Seguridad Pública. En noviembre de 2016 esa cifra se ha duplicado y ya llega a 853 elementos no confiables, lo que equivale al 2.32 por ciento de todos los agentes que hay en las calles.

María Elena Morera, advirtió que mientras no se atienda de fondo el problema de la certificación y profesionalización de las corporaciones de policía el problema de la seguridad no se va a resolver en el país y los militares continuarán en las calles.

“Está bien discutir la ley de Seguridad Interna para regular lo de los soldados pero lo indispensable es el tema de la Ley de Seguridad Pública, de definir el modelo de policías. Aquí parece que sólo se actúa por el tema de coyuntura pero no se buscan soluciones de fondo. Más de 200 organizaciones ya hicimos el llamado al gobierno para que se ponga atención en esto” dijo.

De acuerdo con Morera, es necesario que se establezca en el país un proceso de certificación institucional para la policía, es decir que no sólo se revise a los policías en particular, sino a las instituciones en su conjunto,

“Urge una certificación institucional, es decir, que se certifique si la dependencia también es confiable para los policías y los mexicanos porque si la institución no da chalecos a los elementos, no da una profesionalización y una carrera policial bueno entonces la institución tampoco es confiable y muchas veces el desempeño del policía depende de eso”, dijo.

De acuerdo con la información oficial, en noviembre de 2015 había en el país un total de 123 mil 333 policías estatales en activo, de los cuales ocho mil 852 no deberían estarlo, ya que no superaron las pruebas de control de confianza y por tanto, no tienen el certificado que exige la ley para desempeñarse como uniformados. Se trataba en ese momento del 7.1 por ciento de toda la fuerza de seguridad estatal.

Un año después, en noviembre de 2016, esta cantidad se ha incrementado. El total de policías estatales en activo reprobados es de nueve mil 265 que equivalen al 7.6 por ciento de la fuerza policial.

A nivel de policía municipal la situación es aún más crítica. En noviembre de 2015 en el país había desplegados 132 mil 691 agentes municipales de los cuales 14 mil 836 son policías reprobados. Esto ya significaba en ese momento, que al menos 1 de cada 10 policías municipales en México no está calificado para serlo.

Pero para noviembre de 2016 esta proporción creció superando los 15 mil policías municipales reprobados que equivalen ya al 12 por ciento de toda esta fuerza de seguridad pública municipal en el país. Los policías municipales son los agentes que tienen mayor contacto con los ciudadanos.

A lo anterior se suma el hecho que hay otros 15 mil 760 policías municipales y 15 mil 695 estatales que tampoco se sabe si son confiables, pues venció el periodo legal de su certificado para desempeñarse como tales, que es de tres años, y por ley deberían ser reevaluados lo que hasta ahora no ha ocurrido.

DEJANOS TU COMENTARIO