Boca del Río, Ver., 12 de diciembre de 2016.- Ante la situación económica que atraviesa el estado de Veracruz, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares anunció un “emergencia financiera” para la entidad.

Sólo en diciembre las obligaciones ineludibles del gobierno de Veracruz ascienden a 10 mil millones de pesos, detalló Yunes Linares.

“Tenemos que pagar 10 mil millones de pesos y sólo tenemos recursos disponibles de poco más de 3 mil millones de pesos, tendremos un déficit de siete mil millones de pesos”, explicó.

Entre las primeras acciones que dijo se tomarán para disminuir los gastos del gobierno estatal son:

*Identificar a los aviadores en todas las secretarias estatales,  “decir aviador es igual a decir delincuente”, agregó.

* Reducir el presupuesto para la Dirección de Comunicación Social.

*Reducir el recurso para Transportación y Viáticos de los funcionarios estatales.

Mencionó que para encubrir los desvíos de recursos en las dos anteriores administraciones se contrató deuda a corto plazo que asciende a los 56 mil millones de pesos.

Incluso, mencionó que reducirá el número de regidurías en los 212 municipios a fin de reducir los recursos que lleguen por ayuntamiento. Así como la modificación en el funcionamiento del gobierno del estado, amén de regular la operación del mismo.

Para 2017, Veracruz considera un presupuesto de 101 mil millones de pesos, de los cuales 57 mil millones de pesos son para gasto corriente y para enfrentarlo apenas cuentan con poco más de 30 mil millones de pesos.

Además, solicitará a la Fiscalía General del Estado (FGE) iniciar una investigación para detectar y confiscar bienes y recursos en el país y en el extranjero, todas adquiridas por ex funcionarios estatales en los últimos 12 años, con el objetivo que se recuperen en beneficio del estado.

“Veracruz se declara en emergencia financiera”, advirtió al tiempo que aseguró que en esta gestión no se aumentarán impuestos. “Sería una injusticia”, agregó el ejecutivo del Estado.

Por ello, exhortó a la ciudadanía a apoyar su administración en este trance, al tiempo que pidió de nueva cuenta al gobierno federal a respaldar financieramente su gestión, ante la situación compleja que atraviesa la entidad.

De igual forma, garantizó que se cumplirá con los compromisos que se tienen con burócratas, pensionados y jubilados.

También con proveedores reales al igual que con instituciones financieras, siempre y cuando se ajusten las altas tasas de interés comprometidas de manera irresponsable en el pasado sexenio.

“Una vez más, reiteró, no habrá ni perdón, ni olvido”, destacó.

SEFIPLAN TRABAJABA CON EXCEL

Durante la ronda de preguntas y respuestas, Yunes dijo que la deuda de corto plazo “creció de forma desmedida” de un año para otro. Esto por la falta de orden dentro de las finanzas y porque no existía algún programa digital que detectara los desfalcos.

“En la Sefiplan se estaba trabajando con Excel, a pesar de que existe un programa adquirido para llevar las finanzas estatales. Pero ese programa no convenía porque demostraría los desvíos que se incurrieron”, explicó el gobernador.

Recordó, que el Órgano de Fiscalización del Estado (Orfis) hasta hoy ha denunciado el desvío de 25 mil millones de pesos y entre todo lo detectado suman ya alrededor de 60 mil millones de pesos.

El gobierno del prófugo de la justicia, Javier Duarte de Ochoa, se apoyó para hacer este desfalco en 100 “empresas fantasmas” y también con apoyo de algunos dueños de medios de comunicación.

Se han detectado sólo 32 mil millones de pesos que salieron de la Tesorería del Estado sin factura, ni comprobante, mucho menos destinatario.

En este saqueo participaron funcionarios y diversos actores políticos del Estado, acusó Yunes Linares. Lo anterior provocó que la deuda de Veracruz sea siete veces la de Puebla.

Entre sus anuncios dijo que hablará con los funcionarios y burócratas de todos los niveles del gobierno estatal para cobrar sus salarios hasta el mes de enero.

GOBIERNO “SIN OCURRENCIAS”

Dijo que las anteriores administraciones, en especial la de Fidel Herrera Beltrán, existían “ocurrencias” para liberar recursos.

“Había alguna celebración del día del maestro y llegaba el gobernador y ordenaba un mes de bono navideño a todos los maestros(…) en cualquier cosa se regalaba un mes de salario y por eso las prestaciones son altísimas. Yo estoy muy agradecido con mis maestros, pero el desorden financiero no puede seguir así”, dijo.

Fue en el sexenio de Fidel Herrera Beltrán que se creó la “Licuadora”, como se le conoció por 12 años, donde “si llegaban recursos para los municipios se vertían en esa cuenta, si llegaban recursos para cultura pasaba lo mismo (…) había un total desorden”.

La Casa Veracruz no será utilizada para que habite el ejecutivo estatal y su familia ya que en el pasado sexenio su sostenimiento costó al erario público 60 millones de pesos al mes “es un agravio para los veracruzanos”.

En la administración de Javier Duarte de Ochoa la deuda de Veracruz aumentó de 25 mil millones de pesos a 40 mil millones de pesos.

“Debo informar a ustedes que la crisis financiera del estado supera dimensiones que superan todo lo imaginado, reitero, todo lo imaginado. No hay registro histórico ni algo similar, ni en Veracruz, ni en el país”, concluyó.

 

DEJANOS TU COMENTARIO