Córdoba, Ver.-Para Vladimir Luna Alejo, paramédico activo de la Cruz Roja, el orgullo de dar todo sin recibir nada a cambio, es una gran satisfacción, que desde niño, siempre quiso realizar, y ahora con una trayectoria Vladi, como lo conocen sus compañeros de la Benemérita, comenzó su carrera durante la secundaria.

Y es que Luna Alejo, en ese entonces con 13 años, comenzaba a dibujar en sus cuadernos  un paisaje  con cerros, arboles, y hasta abajo, la escena de un automóvil chocado o volcado, con heridos, y a lo lejos dibujaba  la ambulancia de cruz roja, para después pintarla en la escena del accidente auxiliando a los lesionados de ese vehículo, para esto sus compañeros que observaban su arte, le decían que estaba loco, que nunca iba a poder ser paramédico de la Cruz Roja.

Ahora con una trayectoria de 15 años, Vladimir decidió ingresar a esta carrera desde su bachillerato, en donde  para exentar la capacitación de educación física, entró a la brigada de búsqueda y rescate, esto en la escuela CETIS 143 del municipio de Fortín de las Flores, en donde el  instructor que era paramédico de la cruz roja, los invitaba a formar parte de ese equipo de trabajo, que siempre salva vidas y ayuda a los que piden auxilio a esta institución.

Desde  la prepa, vio como medida de opción entrar a las brigadas de rescate de la Cruz Roja, a las que denominaban Comité de Juventud o “Boinas Rojas”, en donde le enseñaron historia de Cruz Roja, la introducción a los desastres, primeros auxilios, ya después de un año, en el ciclo  1998 a 1999, ingresó al curso de técnico en urgencias médicas nivel básico, para después realizar cursos o talleres de formación denominados  PHTLS (soporte vital de trauma pre hospitalario), este curso originario de Estados Unidos, el cual  lo implementó el ejército de ese país, VLS soporte vital básico y  manejo integral de trauma.

Vladimir, cuenta que una de sus tantas vivencias,  se remonta a 5 años atrás, cuando  acudió a un auxilio, en donde se registraba una  volcadura de un torton cargado con chayotes, el vehículo  volcó alrededor de las  11 de la noche, en el puente de la entrada de Tomatlán, por lo que al estudiar la situación la cual era critica, los paramédicos, solicitaron mayor apoyo, así que pidieron la unidad de rescate urbano.

Al llegar la unidad antes mencionada, Luna Alejo,  descendió para rescatar al lesionado y cuando llegó a unas laderas, se confió, para llegar a los 20 metros, el arnés y la canastilla se desprendieron completamente, y con ellos el lesionado y él mismo,  Vladimir, indicó que si no es por un policía municipal, que los agarró ambos (lesionado y paramédico) se hubieran ido al río.

 

“Me gusta mi trabajo”, indica Vladimir, quien actualmente labora en el Hospital General Córdoba, quien en sus días libres, continua con su guardia en la Cruz Roja y quien exhorta a los jóvenes, a unirse a las brigadas ya que esta labor es muy bonita, además de que ahora el curso de ahora cuenta con una duración de  6 meses a nivel básico, alrededor del año, ya hay examen de certificación medico los evalúan 3 bases Teórico, quien pasa la prueba pasa a curso reanimación cardiopulmonar etapa niño neonato y adulto, Practico trauma o de enfermedad, finalmente Vladimir, invita a la niñez y a la juventud, a formar parte de la Cruz Roja.

DEJANOS TU COMENTARIO