Por: JOSÉ CALZADA

MUESTRA EL COBRE EL OPLE

En el 2010, el entonces presidente de México Felipe Calderón anunció que la tenencia vehicular se eliminará completamente el 31 de diciembre de 2011 y que, mientras llega esa fecha, el Gobierno federal cubrirá el pago de este impuesto a las personas físicas que compren un auto nuevo cuyo costo no supere los 250,000 pesos, una carga tributaria que fue aplicada a los mexicanos desde las Olimpiadas de 1968. Sin embargo, en aras de la autonomía de las entidades federativas la medida se aplicó de madera paulatina en Veracruz, el entonces gobernador Fidel Herrera Beltrán lo manejó como subsidio, es decir, no se elimina sino que el estado asumió el costo, pero sólo de los vehículos no considerados de lujo, los que costaban menos de 250 mil pesos. Ahora, Miguel Ángel Yunes Linares anuncia un programa de subsidio total que no eliminación del impuesto a la tenencia. Es decir, el impuesto se mantendrá para uso polìtico del gobernante en turno.

El objetivo del Decreto Presidencial de Felipe Calderón Hinojosa que entró en vigor el 31 de diciembre de 2011, era eliminar la tenencia en la adquisición de automóviles nuevos apoyamos a la industria nacional y a las familias mexicanas. Para las personas morales, podrán hacer deducible el pago de la tenencia para los vehículos que tengan un costo igual o menor a 250,000 pesos. Sin embargo, hasta ahora Veracruz es uno de los pocos estados que mantienen ese impuesto, la eliminación es una simulación, el concepto de subsidio es a voluntad del gobernante y puede ser o no ser, no se trata de una obligación legal.

Este miércoles el gobernador Yunes Linares, emitió dos decretos para condonar el 100 por ciento del impuesto a la tenencia durante los dos años que dura su mandato. La decisión de volver a cobrarlo corresponderá al nuevo gobernador que entrará en funciones el 1 de diciembre del 2018. Aunque el plus de Yunes Linares que también decretó condonar totalmente este impuesto del 2012 a 2015, y las actualizaciones, multas y recargos generados de 2012 a 2016, que corresponde a cuatro años de la administración de Javier Duarte de Ochoa.

En la Gaceta extraordinaria 506, Yunes Linares otorga un subsidio del 100 por ciento al Impuesto Estatal Sobre Tenencia o Uso de Vehículos (Iestuv) que se cause en los ejercicios fiscales 2017 y 2018, periodo que dura su mandato. También, se condonó al 100 por ciento el Impuesto Estatal sobre Tenencia o Uso de Vehículos públicos o privados, a las personas físicas y morales propietarias de automotores nacionales o de procedencia extranjera, inscritas en el Registro Estatal de Contribuyentes que tengan adeudos en los ejercicios fiscales del 2012 al 2015.

Como regalo de Santa Claus, Yunes Linares, también condonó un 60 por ciento del Impuesto Sobre Adquisición de Vehículos Automotores Usados (Isavau) para personas físicas o morales que tramiten un cambio de propietario dentro de los primeros cuatros meses de 2017, siempre y cuando el endoso proceda de los ejercicios fiscales 2014 y subsecuentes.

Y por si fuera poco, los contribuyentes que se encuentren al corriente al momento de la entrada en vigor del decreto de condonación vehicular y que paguen los derechos de control dentro de los primeros dos meses de 2017, gozarán de un estímulo del 5 por ciento durante este periodo.

Pero el impuesto en resumidas cuentas no desaparece, en Veracruz se mantiene como un instrumento político para el gobernante en turno, Fidel Herrera Beltrán, Javier Duarte de Ochoa y ahora, Miguel Angel Yunes Linares han demostrado que como gobernantes no es conveniente eliminar el impuesto que en cualquier momento se puede reactivar, por lo tanto, en actos mesiánicos se concibe como el favor de subsidio para los veracruzanos.

MÁS DE LO MISMO CON EL OPLE

Apenas pasaron 20 días del nuevo gobierno, el Organismo Público Local Electoral (OPLE) mostró el cobre y se entregó en cuerpo y alma al nuevo gobierno y su aliado el PRD. En una exhibición de cinismo y salamerismo el consejero presidente, Alejandro Bonilla Bonilla determinó que de los 64 millones recibidos por la Secretaría de Finanzas la semana semana pasada, se cubrieran las ministraciones de dos de los tres meses que se debían al PAN y al PRD, al resto de los partidos políticos con derechos a prerrogativas sólo recibieron un mes.

En la sesión del Consejo General del OPLE el pasado martes, el Partido Verde en la voz de su representante Sergio Martínez Sánchez abrió fuego contra el OPLE y sus antidemocráticas decisiones. Le siguieron el PRI y el resto de la chiquillada para reclamar equidad en el trato con las prerrogativas que en total para todos los partidos es apenas el 10 por ciento de los recursos que maneja ese organismo.

En ese contexto, el organismo encargado de promover la democracia y la participación ciudadana en igualdad de condiciones, opera como oficina de finanzas para el PAN y el PRD partidos que en alianza están al frente de la administración estatal. Mientras que el resto de los partidos padecen de condiciones adversas con problemas financieros desde el pasado mes de octubre.

El favoritismo del presidente del OPLE, no se reduce aún mero acto cortesano hacia el partido en el poder, por el contrario, se constituye en la antítesis de la democracia, más aún cuando la alianza en el gobierno prometió como pilar de su campaña terminar con las prácticas que por más de 80 años se mantuvieron en la administración estatal con los gobiernos del PRI.

Por ley, el OPLE debe cubrir en ministraciones 22 millones de pesos para los partidos políticos con representación en el Consejo General, pero hoy se envía el mensaje tendencioso para favorecer a quienes ostentan el poder, por encima del espíritu democrático de la génesis de ese organismo.

plumanegra12@gmail.com

DEJANOS TU COMENTARIO

Compartir