Veracruz, Veracruz a 15 de febrero de 2017.- Ayer Sara Ladrón, rectora de la Universidad Veracruzana, pidió al gobernador Yunes Linares los nombres de los aviadores del Colegio de Veracruz. Hoy,los mismos catedráticos del Colver quienes señalaron a una directora de instituto de la UV.

Resulta que la Doctora Petra Armenta, directora del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IVJ) de la UV, es una de las aviadores del Colegio de Veracruz. Y, según la doctora Laura Ruelas, profesora en huelga del Colver: “Petra se escuda en decir que la rectora sabe y dice que no hay ningún conflicto de cobrar en dos partes”.

Según el curriculum de Armenta, es integrante del Sistema Nacional de Investigadores además de ser directora del IVJ. Desde 2009, ella ya se encontraba cobrando en el Colver, y los registros de esta casa de estudios demuestra que su última (y única) publicación como investigadora fue en 2012.

De ser cierto esto, ¿Cómo es posible que la plantilla de catedráticos señale a la Doctora Petra Armenta como aviadora y que en la Universidad no sepan nada?

Vamos a las leyes.

Según el artículo 19 BIS del Estatuto de los Académicos de la Universidad, los miembos del SNI tienen que tener mínimo 10 horas (uno o dos grupos) y dedicar su carga a la investigación. La exigencia de este sistema de investigadores es tal, que los miembros dedican largas jornadas para la elaboración de sus productos.

La Doctora Armenta es Tiempo Completo Académica de Carrera y por ley interna tiene que destinar de sus 40 horas de carga laboral a la semana, 10 a la docencia, y el resto a la producción de proyectos que presenten nuevo conocimiento.

Además, lleva las riendas del Instituto lo que implica una serie de papeleos y trámites burocráticos. Sin contar la atención que se debe de tener a sus catedráticos y alumnado.

No es criticable el tener dos o más empleos, es la realidad de cientos de académicos en el país, lo reprobable es que dentro del lodazal del Colegio de Veracruz salga a relucir esta situación. Y peor aún que la Rectora “tenga conocimiento de la situación”.

¡Vaya! Parece ser que para algunos, el día es de 48 horas.

Lo que se necesita es una auditoria en calidad de urgente dentro del Colver, y una revisión de los horarios de los profesores de tiempo completo de uno y otro organismo.

Por ello es bueno recordar que “en boca cerrada no entran moscas”.

DEJANOS TU COMENTARIO