Xalapa, Ver., 15 de febrero de 2017.- Patricia Ponce Jiménez, integrante del Grupo Multisectorial VIH, observó que en el sexenio de Javier Duarte de Ochoa, hubo un lote que fue detectado con anomalías de 70 mil piezas. De éstas 23 mil pruebas se aplicaron a igual número de mujeres embarazadas; reconoce que no sabe con exactitud si dicho programa de salud se hizo de manera puntual y se aplicaron las pruebas a esas madres.

Lamentó que las autoridades de Salud Federal y del Estado no estén implementando un programa que responda a la alerta sanitaria que declaró la Cofepris para Veracruz por la aplicación de pruebas falsas de VIH/SIDA.

Aseveró que deben comenzar por dar seguimiento a las 23 mil mujeres embarazadas que se les aplicaron las pruebas rápidas de detección VHI/SIDA, pues muy seguramente, dice, ya haya registro de bebes muertos por no haber sido debidamente medicados en su momento y, no se sabe si esa mamá ha tenido relaciones sexuales con condón.

En entrevista, expresó que debido a los actos de corrupción la salud de miles de veracruzanos están en peligro. Recuerda como el Grupo Multisectorial le exigió al director de Salud en ese momento, Pablo Anaya, que desecharán ese lote de 70 mil pruebas rápidas de VIH porque estaban dando resultados positivos a personas que tenían SIDA.

“Se devolvieron (la pruebas) al doctor Anaya y le dijimos que no debían circular por falta de calidad. Las mandó al Laboratorio de Salud Estatal y fueron avaladas por éste. Volvimos a pedir pruebas, y nos volvieron a dar falsos negativos, volvimos a exigir al Secretario que pararan esas pruebas y compraran un nuevo lote.

“Por eso ahora lo que encontraron las autoridades federales como la Cofepris, son esas pruebas falsas que no se desecharon”, dijo.

“Estas pruebas se aplicaron hace tres o cuatro años, no sabemos si desde 2012, 2013, 2014 o a lo largo de estos años fueron aplicadas esas pruebas. Lo cierto es que sí se aplicó a una mujer embarazada y se le dijo que no tenía VIH, esta mujer no tomó medicamento durante su embarazo, no le practicaron cesárea y en seis meses es muy posible que su hijo haya muerto. El VIH destruye rápidamente a un bebé que no ha sido tratado debidamente”.

“Además de que no se sabe la condición de salud de esa mujer que hace tres cuatro años no recibió medicamento y por otro lado, las relaciones que haya tenido esa mujer sin usar protección con su pareja o diversas parejas. Por eso es que Cofepris declara una alerta sanitaria, porque hay un riesgo con muchas personas”, detalla.

Afirma Ponce Jiménez que el actuar de las autoridades de salud tanto Federal, como Estatal sólo se está limitando a la declaración y las denuncias, pero ni una está implementando un programa que dé seguimiento a la salud de miles de mujeres embarazadas.

“La Federación sólo pidió al gobierno estatal entregaran las pruebas, pero nada más. No sabemos quién se está preocupando por la salud de estas personas, que medidas está tomando la SS frente una alarma sanitaria de la Cofepris. Que bueno que hay denuncias, pero no hay preocupación por las vidas que hay en riesgo, que son muchas”, dice.

“Queremos que nos digan las autoridades que están haciendo, si una búsqueda intencionada de esas personas y si hay una búsqueda en las jurisdicciones sanitarias, se vocean a las mujeres que de tal a tal periodo fueron a un centro de salud a hacer una prueba rápida, como están sus hijos”, comenta.

Finalmente, expresa que debe llamarse a las personas que siguen al frente del Laboratorio Estatal de Salud, al director de Salud del Estado, a la encargada del programa de Salud Materno, “todos ellos siguen en su puestos; no los estamos señalando de que sean culpables, pero si queremos saber qué tienen que decir al respecto”, concluyó al luchadora social.

DEJANOS TU COMENTARIO