Veracruz, Ver., 13 de diciembre de 2016.- En reclamo del fondo de ahorro y prestaciones que les quedó a deber el SAS al desaparecer, extrabajadores sindicalizados se plantaron frente al Teatro Reforma durante el Tercer Informe de Gobierno de Ramón Poo Gil, alcalde de Veracruz.

Tras las vallas custodiadas por Policía Estatal, las consignas e insultos de hombres y mujeres, extrabajadores del Sistema de Agua y Saneamiento (SAS), empresa pública que fue extinta por los presidentes de Veracruz y Medellín de Bravo el 16 de julio pasado. “Ramón ¡Escucha! El pueblo está en su lucha”, “¡Danos la cara, maldita rata!”, mentadas de madre e insultos fueron dedicados al edil y a la pasarela de funcionarios entre otros asistentes al informe de trabajo.

Angélica Navarrete Mendoza, secretaria general del Sindicato “José Azueta”, en silencio, permaneció detrás de los suyos.

En entrevista, declaró que tras la extinción del SAS y con la llegada del organismo público privado Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento (Grupo MAS), los juicios laborales en los que exigían prestaciones laborales adeudadas y la sustitución patronal a la nueva compañía, fueron desatendidos.

Así, los dos ayuntamientos que conformaban el Órgano de Gobierno del SAS, quedaron a deber 30 millones de pesos en prestaciones de 2015 y 200 millones de pesos en prestaciones del 2016.

Además, nunca les entregaron el fondo de ahorro que quincena a quincena se les descontaba de su sueldo y que en 2016 alcanzó la suma de 36 millones de pesos, y más dos millones de pesos en cuotas sindicales que afirmó, no les fueron devueltas.

DEJANOS TU COMENTARIO