Xalapa, Ver., 8 de enero de 2017.- Debido al alza en la gasolina, subirá la tortilla y los productos de la canasta básica hasta un 50 por ciento.

La tortilla en esta semana que inicia podría elevarse hasta 15 o 17 pesos el kilogramo al consumidor, pero al productor de maíz no le aumentan el precio del costal, le pagan a 3.50 el kilo de maíz e invierte hasta 25 mil pesos por hectárea sembrada, señaló Rafael Lindo Chaga, presidente del Frente de Organizaciones Sociales y Económicas del Campo (FOSEC).

Este desbalance entre lo que invierte el productor, el costo de la compra de cada kilo de maíz, y el precio final al que revenden intermediarios, o conocidos coloquialmente como “coyotes”, produce más pobres en el campo, observó Lindo Chaga.

“Es un gobierno neoliberal que sigue fomentando ese tipo de políticas, a nivel mundial las políticas son de libre mercado, el Estado en México deben regular monopolios, porque afectan a los pequeños productores, a las familias más pobres”.

Los monopolios como Carl Grill, Bimbo que compran trigo para elaboración de sus panes, Maseca compra maíz, compran masivamente, acaparan producto y lo encarecen, y cuando importan lo hacen sin restricción, señaló que el kilo de tortilla que subiría hasta 17 pesos, no se paga el producto en campo, el maíz a los productores, como se debería, apenas y lo pagan en 3.50 pesos el kilo. Cuando el costo de producción de una hectárea fluctúa entre los 20 a 25 mil pesos.

Expuso que estas son las incongruencias de la política económica. “No hay una política que regule el precio, poruqe si no le pagan el precio que invierte más ganancia, porque los insumos son caros, el paquete tecnológico, no recuperan su inversión y entonces habrá un pobre más, mientras la riqueza se la lleva el que maquila la tortilla”.

Lamentó el dirigente de FOSEC que la política para el campo “es obsoleta”, y que se requiere apoyar a las organizaciones de productores.

“Con respecto al gobierno de Miguel Ángel Yunes debe haber planeación con el campo, el secretario de Sedarpa, ha dicho que no quiere trato con los dirigentes, para evitar el clientelismo, pero somos un mal necesario, porque alguien tiene que organizar a los productores. Pero sí es necesario que depuren el padrón de productores, que investiguen a los líderes, porque sí hubo algunos que no entregaban apoyo a productores del campo, sino que metían a sus familiares. Pero sí necesita tratar con las organizaciones, ya que sabemos qué ramas de producción deben destinarse los apoyos”, señaló.

Expuso que debe darle Sedarpa el “derecho a la duda a los líderes, investigar quiénes son los que realmente trabajando, y quiénes sí se aprovecharon”, expuso.

DEJANOS TU COMENTARIO