De forma sorpresiva, el Hijo del Santo anunció que tendrá que hacer un alto momentáneo en su carrera, esto debido a que sufre un problema en la médula espinal, lo que lo obliga a decir adiós a la lucha libre por lo menos los próximos siete meses.

El heredero de la “Leyenda de Plata” informó en conferencia de prensa que después de varias revisiones, los médicos le informaron que no podría volver a luchar por el momento, ya que una lesión en la espalda pone en riesgo su salud, por lo cual tendrá que alejarse de los encordados.

En caso de seguir en su actividad, el luchador podría quedar inválido, por lo cual tuvo que tomar la decisión de hacer una pausa.

El gladiador enmascarado comenzó a sentir un hormigueo en los brazos, el cual le hizo tomar la decisión de visitar a los doctores, quienes detectaron la lesión.

El Hijo del Santo se someterá a una operación en la médula el próximo año y estará en recuperación aproximadamente siete meses, después de ese periodo los doctores considerarán si puede volver a participar en una función de lucha libre.

Los eventos en los que estaba programado el gladiador tendrán que ser cancelados o suspendidos.

El Hijo del Santo debutó en 1982 y este año celebró 31 años dentro de los encordados. Ha pertenecido a varias empresas importantes como el CMLL, AAA, UWA y WWF entre otras. En su palmarés hay decenas de campeonatos de distintas empresas, así como más de 50 trofeos entre máscaras y cabelleras, además de haber recibido muchas distinciones dentro de las que destacan ser parte del Salón de la Fama del Wrestling Observer.

Heredero de una de las leyendas más importantes dentro del pancracio nacional, el Hijo del Santo tendrá que abandonar los encordados junto con el legado que le dejó su padre, esperando el debut de la tercera generación del “Enmascarado de Plata”, ya que su hijo actualmente se encuentra entrenando para iniciar su carrera.

.

 

DEJANOS TU COMENTARIO