LA GORGOLOCHITA CALLADA

En este mes de septiembre se dio el fenómeno de que al mismo tiempo se dieran dos ciclones. “Ingrid” en el Atlántico y “Manuel” en el Pacífico, que echaron agua como nunca en toda la república, afectando a 26 estados de los treinta y dos que existen.

Se esperaba que el gobierno federal nos apoyara, porque en Veracruz ya teníamos dos ciclones: “Fernand” e “Ingrid”. El que da a conocer el dinero disponible para la eventualidad fue el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, manifestando que había en el Fondo Nacional de Desastres (FONDEN) 6 mil millones de pesos y otros 6 mil producto de seguros para desastre.

El primero en decir que no iba alcanzar el dinero fue el presidente de la república y les pidió a los gobernadores resolver los problemas como pudieran.

Después en una junta en Palacio Nacional, Luis Videgaray anunció que el fondo de 5 mil millones de pesos para la pavimentación en varias ciudades se sumarían a los 12 mil millones de pesos antes anunciados.

Aquí viene lo vivo que es Videgaray: anuncia que tanto municipios y estados tienen “nuevas líneas de crédito” en BANOBRAS, banco del gobierno federal.

Es decir, tienen daños y todavía tienen que pedir prestado. Ya vemos a Misantla pedir prestado a BANOBRAS para construir su largo puente que lo une con Naolinco y Xalapa. ¿Entonces qué está poniendo el gobierno federal en esta tragedia? Las despensas las está donando la población.

Las grandes tiendas se hacen más ricos redondeando el peso, dizque para ayudar a los damnificados ¿Con quién hacen cuentas? Todas las grandes tiendas tienen fundaciones, donde prefieren dar el dinero para sí mismos que a la SHCP. Verá que de repente en un estado de la republica la “Fundación Fulana” dona casas a los damnificados y ese dinero ellos lo justifican como suyo ante la Secretaría de Hacienda (quien les hace descuento en sus impuestos). Siga redondeando.

Por otro lado, la labor del Ejército y la Marina, sin duda, se merecen al aplauso de todos. En política hay de niveles a niveles. Si habla o lo dice el presidente de la república, el que da su punto de vista es el gobernador del estado, pero resultó extraño que al secretario Videgaray le contestara Javier Duarte diciendo que Veracruz no necesita los créditos de BANOBRAS, en vez de que fuera el secretario de Finanzas, Fernando Charleston Hernández. Mire que nos extraña.

Su padre Fernando Charleston Salinas es originario de Coatzacoalcos y nos conocimos en el ADO de vista y después fue el secretario particular de Emilio Gómez Vives, quien fue secretario de Gobierno. A Fernando, padre, no se le ha regalado nada.

Aprendió a nivel federal la materia laboral. Se casó y, aunque usted no lo crea, se fue a vivir a una casa de interés social en Coatepec, donde nacen sus hijos, en especial su hijo Fernando el 13 de octubre de 1976, hoy secretario de Finanzas. Fernando Charleston Salinas se ha fajado el lomo. Fue presidente del PRI municipal de Coatzacoalcos y diputado federal, así como secretario de Trabajo en el gobierno de Miguel Alemán Velasco, donde su hijo fue su asesor.

Fernando Charleston Hernández es una persona muy organizada. Sus padres se preocuparon en darle muy buena educación. Es economista y diplomado en Política Pública. Fue subsecretario de Finanzas de 2010 al 2012 y de ahí candidato a la diputación federal por Coatepec. Cualquiera puede decir que los diputados no regresan a sus distritos, pero Charleston Hernández tenía en Coatepec una oficina de gestión y estando en México todas las peticiones de los ciudadanos factibles las cumplió. Usted se preguntara si nos preocupa el hijo de nuestro amigo, quien es hoy magistrado del Tribunal Superior de Justicia.

Pues sí: debe estar más vivo en batear lo que le corresponda y más si viene del gobierno federal. Nos preocupa que Charleston Hernández, siendo tan capaz, ya junto con el gobernador se están echando solos los daños por los dos huracanes que nos han impactado.

Sé que Fernando no puede hablar si no se lo autorizan, pero en verdad es un robo que la Federación nos pida que nos endeudemos por los daños en nuestros municipios o estados. El secretario de Hacienda y Crédito Público debe estar fuera de sus cabales para pensar en que se endeude más el estado.

Según la diputada federal panista Mariana Dunyasca García Rojas, en el primer semestre del 2012, Veracruz estaba endeudado como estado con 28 millones 122 mil pesos. Sus principales ayuntamientos tienen una deuda de dos mil millones 840 mil pesos. ¿Saben cuánto costara los daños de los dos huracanes que nos han impactados en Veracruz? Todavía no sabemos, porque va desde casas, carreteras, muros de contención, etc. Fernando se debe preocupar por la deuda externa, pero más de lo que los rodean. La Secretaría de Finanzas es una Caja de Pandora. Cuando recordamos a López Portillo diciendo que su hijo en un cargo público era el “orgullo de su nepotismo”, se nos hace la piel de gallina. Los funcionarios de Finanzas se sienten intocables. ¿Quiénes tienen cajas fuertes de banco en sus casas? ¿Quiénes tienen su caja particular? ¿Quiénes para entrevistarlos hay que hacer un cuestionario, cuando los vemos tirados en bares? Etc.

www.enlaceveracruz212.com.mx vazquezchagoya@prodigy.net.mx

DEJANOS TU COMENTARIO