Por: JOSÉ CALZADA

CERCAN A DUARTE

La promesa de campaña de terminar con las prácticas de compadrazgos y favoritismo se esfumaron en la administración estatal que empezó hace 26 días. El gobierno de Veracruz se integró con amigos y compromisos políticos con el PRD por parte de PAN que encabezó la candidatura a la gubernatura. El colmo de esa práctica es el virtual Fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz quien ante los diputados locales, aseguró que no integrará ni a sus amigos ni a sus cuates. Verdadera desfachatez del abogado que requirió de una buena comparsa para llegar a través de la vía del favoritismo.

Yunes Linares no pudo alcanzar el sueño prometido de encabezar un gobierno con personas de la sociedad no relacionadas a partido político alguno, seleccionadas sólo por su capacidad y no por su favores políticos, en su ejercicio como gobernador cayó en lo que criticó y cada día se observan a nuevos funcionarios públicos con antecedentes partidistas, de amistad y compadrazgo para cumplir con sus compromisos personales pero no, con las promesas de campaña.

En el caso del Fiscal, fue necesaria la negociación con Luis Angel Bravo Contreras, cuando todos esperaban que le aplicara la ley y lo metiera a la cárcel, le ofreció la amnistía para dejarlo salir por la puerta grande y poder colocar a su incondicional Jorge Winckler, las cosas por lo visto no cambiarán en mucho.

Y es que el tema de la comisión de delitos en Veracruz, sigue galopante en todos los aspectos, las cifras que ofrece el nuevo gobierno de una disminución sustancial no se reflejan en la realidad, por el contrario, se incrementan los asaltos, robos, abusos, balaceras y demás actividades organizadas desde el crimen, por lo pronto, no existe manera de frenar el tema de la delincuencia en el territorio veracruzano, los esfuerzos no han dado resultado, por más que se publiciten cifras, debido a que éstas no coinciden con la realidad.

Las acciones del nuevo gobierno son buenas pero hasta el momento no han sido suficientes para sofocar la delincuencia en todo el territorio, el traslado de reos peligrosos de La Toma a Pacho Viejo sin duda, es uno de los mejores aciertos, pero se requiere más que eso para contener a los delincuentes. No es el momento de difundir mensajes irreales. En ninguna parte del estado han disminuido los delitos como se menciona en el discurso, por el contrario se presentan más casos de robos a casa habitación, autos, asaltos y una serie de expresiones del crimen erizan la piel como la balacera de las primeras horas de este lunes en la capital veracruzana, o los degollados en Acultzingo, sólo por dar un par de ejemplos.

Al nuevo gobierno de Miguel Angel Yunes Linares le urge un golpe fuerte, un manotazo en la mesa contra la delincuencia en cualquiera de sus expresiones, las bandas de jauleros, el crimen organizado o los delincuentes de cuello blanco, las declaraciones de cifras a la baja en la delincuencia no funcionan, los veracruzanos tienen sed de justicia, hambre de ver en la cárcel a quienes les han robado sea desde el gobierno, en su domicilio o en su patrimonio.

Obligado está el gobierno del estado y con el paso del tiempo, se merma el bono de confianza que los veracruzanos depositaron en la opción de gobierno.

La virtual llegada de Winckler a la Fiscalía debe acompañarse de resultados de lo contrario el PAN-Gobierno desperdiciará los dos 23 meses que le quedan en la administración pública estatal para demostrar que es una opción real de gobierno, el rosario de pendientes es bastante amplio, por ahora, las prácticas priístas no abonan

CERCAN A DUARTE

La captura del ex gobernador Javier Duarte de Ochoa parece estar cerca, los servicios mexicanas de inteligencia rastrearon la semana pasada una llamada desde Costa Rica donde se presume entró con otra identidad, pero en la llamada a su familia fue detectado y le siguen el rastro.

Duarte de Ochoa el desfalcado de Veracruz se encuentran acorralado, está obligado a comunicarse con sus hijos en la resaca del poder, como todo ser humano buscará hacer contacto con sus hijos y ante la presión terminará entregándose a las autoridades en una negociación para tratar de recibir algún beneficio de la justicia.

Es cuestión de días para que el gobierno mexicano presente ante los tribunales a Duarte de Ochoa y posiblemente a su esposa Karime Macías, detenidos y sometidos a procesos judiciales que los llevarán a pagar penas pero aún es una incógnita la devolución de miles de millones de pesos que, junto con sus cómplices, tomaron de las arcas de Veracruz.

La ruta de huida de Javier Duarte es evidente y predecible, ha sido descifrada y es cuestión de esperar una llamada más para proceder a su captura con el apoyo de las autoridades judiciales de algún país de Centro América

plumanegra12@gmail.com

DEJANOS TU COMENTARIO