Veracruz, Ver., 10 de febrero de 2017.- Juan Antonio Nemi Dib, exsecretario de Salud, aseguró que no le han entregado ninguna notificiación de la denuncia que se filtró a los medios de comunicación, donde el actual secretario de Salud lo involucra por los delitos de abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal y delitos previstos por la Ley General de Salud.

Esta denuncia de la que solo se observa la caratula del documento filtrado en algunos medios de comunicación incluyen a los exgobernadores Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, así como los exsecretarios de Salud, Pablo Anaya, Luis Fernando Antiga Tinoco, Juan Antonio Nemi Dib y Fernando Benítez Obeso.

Ante esto comentó y recalcó, que él denunció todas las anomalías que ocurrían dentro del Sistema de Salud, por lo cual en su tiempo fue relegado de su cargo, detalló que sus ocupaciones no han sido solamente vivir del erario público sino de otras actividades.

“No llevo de ninguna manera 35 años pegado a la ubre, lo que sí es riguroso y estrictamente cierto es que yo vivo de mi salario, vivo de mis ingresos, yo no tengo negocios no tengo acciones en la bolsa, no tengo empresas que me generen dividendos, y tengo tres hijos en edad universitaria que debo de mantener como a toda mi familia”, señaló.

Comentó, que se encuentra en una situación muy desesperante y complicada, pues al haber participado en la administración tanto de Fidel Herrera Beltrán como de Javier Duarte de Ochoa, lo colocan en una situación desfavorable para su situación laboral.

“Yo estoy desesperado no quiero parecer chillón, pero estoy muy preocupado por el tema laboral, imagínese la pestilencia, el desprestigio que acarrea el haber trabajado para la anterior administración y sobre todo, lo más triste el escándalo en el que me he visto metido desde hace tres años estos tipos, Ricardo Sandoval, Ángela Soto, han pagado mucho dinero por generarme una campaña de desprestigio, de deshonra”, recalcó.

Comentó, que efectivamente si fue a España como en algunos medios se ha dicho, pero fueron unos días en busca de oportunidades laborales y de inversión, pero lamentablemente la situación está peor que en México, por lo que se regresó y tiene tres días en la ciudad de Xalapa.

Por último, dijo, que no puede quedarse callado ante las acusaciones porque sería aceptar de lo que se le culpa, en todo momento se defenderá porque se lo debe a sus hijos, familia y a los veracruzanos, aunque “el desprestigio que me pusieron encima no me lo va a quitar ni Dios padre”.

DEJANOS TU COMENTARIO