Nahuel festeja en la final del Apertura 2016 ante el América

Por José Eduardo Solís
Veracruz, Veracruz

Se le vio en una manifestación por las calles de Argentina cuando ya jugaba en primera división para el Newell’s Old Boys. Algunos aficionados rosarinos se asombraron por verlo defender ideales, inclusive le cuestionaron por hacer uso del escudo del equipo. Era Nahuel Guzmán el que asistía en aquella marcha apoyando a las madres de los desaparecidos durante los años de la dictadura del país pampero.

Hace unos días, el 25 de diciembre, Nahuel Guzmán, portero de los Tigres, detuvo tres penales al América en la gran final del fútbol mexicano. Fue así que el “Patón”, como es apodado, edificó la quinta estrella en el pecho de los felinos.

Pero a pesar de lo extraordinario que resulta ser como guardameta, Guzmán empatiza con causas sociales, tal como lo hizo siendo jugador de Newell’s, que de acuerdo al relato del medio Goal edición México, lo aprendió de sus papás, pues fue en 1987 cuando lo llevaron a una manifestación por las avenidas de Rosario, y a partir de ahí, entendió la crueldad social que pasaba en su país.

Nahuel se ha caracterizado por cuestionar las realidades construidas que anidan en el mundo, por involucrarse en la colectividad de los desprotegidos. Ahora, además de ganar títulos con la UANL, se dedica a la literatura, pues escribió un cuento infantil llamado “El Coleccionista”.

Así es, el guardameta seleccionado nacional de Argentina, que juega a lado de figuras como Lionel Messi y Sergio Agüero, colabora en un libro altruista llamado “Pelota de Papel”, donde los contenidos se basan en relatos ficticios escritos por futbolistas para que los niños se acerquen a la literatura con el claro mensaje de que los jugadores del balompié no desunen en el universo de las letras.

“El coleccionista se trata sobre un arquero que solamente cuenta los goles lindos que le hacen. Es una manera que tiene de entender la vida y el fútbol”, dice el periodista y editor del libro de cuentos Ezequiel Scher en entrevista para AS.

Esta es la incursión de Nahuel Guzmán a la literatura, de romper con los estigmas que se le imponen a los jugadores; “el fútbol son 22 tontos corriendo tras un balón” dicen algunos que se hacen llamar intelectuales.

Los temas culturales y sociales que ocurren en México, han sido del interés del argentino. “El Patón está atento a saber de todo, le preocupa la vida de las personas. Desde que está en México mira documentales del zapatismo. Estábamos en Chicago con la Copa América y ya había visto en youtube el discurso completo de Marthin Luther King en esa ciudad”, explicó el periodista Scher cuando se le preguntó sobre Nahuel.

Formado profesionalmente en el club Newell’s, la carrera de Guzmán comenzó tambaleante, ya que fue banca durante mucho tiempo, hasta que de manera imprevista, el “Tata” Martino, dirigente de aquel equipo, le dio la oportunidad ante la incredulidad de todos. A partir de ello, el arquero extravagante por su fútbol, fue otro.

“Más de grande me tocó vivir la época del comienzo de Néstor Kirchner (ex presidente de Argentina). Me imagino que muchos pibes de mi camada, de 18 o 20 años en ese momento, empezaron a ver un poco la realidad desde otra perspectiva. Entonces, te repreguntas algunas cosas: quién me escribe en el diario, quién me cuenta las noticias en la televisión y empiezas a ver que hay intereses en gente que te baja la información”, cuestionaba Guzmán sobre los medios de comunicación.

Lo que ha hecho hasta el momento Nahuel Guzmán con los Tigres, es meritorio para ser amado por la afición felina y por la institución norteña.

Ha embonado en un contexto social mexicano donde los estigmas son muchos, y más si se trata de fútbol, pero no por sus ideales, hasta ahora poco conocidos, sino por el juego que desarrolla.

Para encontrar el porqué del activismo del arquero campeón, hay que remontarse a los principios que le inculcaron sus padres y a su gusto por la música.

Es el rock que lo ha motivado para dar su apoyo a las causas escuchando a bandas como Kapanga, donde incluso esta agrupación lo visitó hace poco en la ciudad de Monterrey como parte de su gira. A esto se añaden en su gusto musical Sui Géneris, Nonpalidace, La Renga y hasta los Rolling Stones.

El carácter contestatario de Nahuel es disruptivo en un deporte donde a todas luces, se cree que historias como las del arquero argentino, no pueden existir y no tienen razón de ser.

DEJANOS TU COMENTARIO