Los Ángeles, 27 de diciembre de 2016 (La Nación).- Carrie Fisher, conocida por su papel como la Princesa Leia en la saga fílmica de Star Wars, falleció este xx de diciembre tras sufrir un paro cardíaco en un avión.

La actriz estadounidense, de 60 años, viajaba de Londres a Los Ángeles cuando tuvo el episodio e inmediatamente fue atendida por el personal en el vuelo.

Al aterrizar, recibió maniobras de resucitación por personal médico y fue trasladada al centro médico de la Universidad de California en Los Ángeles.

Los Angeles Times informó que al llegar al centro médico, Fisher ya se encontraba en estado crítico. Aunque durante la tarde AP reportó que estaba estable, Variety confirmó con su hermano, Todd Fisher, que la situación seguía siendo crítica.

Su muerte es lamentada por los fanáticos de una de las sagas fantásticas más populares del cine y por sus compañeros de elenco, quienes siguieron vinculados de una u otra forma al mito creado por el director George Lucas en 1977.

DEJANOS TU COMENTARIO