Juan E. Flores Mateos, enviado especial

Xalapa, Ver.- La impunidad viene muchas veces acompañada de la invisibilidad pero en el caso de México no resulta así, pues según el poeta mexicano Luis Amara, en este país aunque se sepa quiénes son los agentes que la provocan y se publique en los diarios no hay consecuencias que la atiendan.

“Aunque salga en los periódicos no pasa nada, no hay una consecuencia, todo pareciera ser una suerte de simulación. Aquí lo que mandan son los intereses, vivimos en un lugar donde hay una tapadera de la impunidad…”dijo en conferencia por el Hay Festival con la argentina Luisa Valenzuela y el nicaragüense Sergio Ramírez.

Además mencionó los dos tipos de escritores que escriben en el país y también el papel de la poesía la cual piensa se encuentra “en un no lugar”, lo que origina un debate entre poetas de que si ésta debe combatir o no las temáticas del país.

“A raíz del caso del hijo de Sicilia, nos encontramos con dos tipos de escritores, esos que están en una torre de marfil y que creen que con escribir ya es suficiente, sea el tema que sea creen están haciendo algo por el tejido social como el que le llaman ahora o el grupo de escritores que ya no cree que con sólo escribir es suficiente. Restauran los tejidos de otra manera…”

Moderada por el editor de la revista Gatopardo Guillermo Osorno, quién recordó las 70 agresiones a periodistas entre 2000 y 2008 y el caso más evidente de impunidad llamado Regina Martínez corresponsal asesinada de proceso, la charla también abordó los casos argentinos y nicaragüenses.

Por el lado del argentino, Luisa Valenzuela comentó que al contrario del caso mexicano, en argentina los grandes medios están controlados por la oposición.

“Aunque no es una oposición muy inteligente que critique con propuestas, también se ha intentado por ejemplo en el 2009 leyes que combatan los monopolios mediáticos que están controlados como por ejemplo el grupo Clarín…” dijo Valenzuela.

Además agregó que en el caso argentino antiguamente existía el término de “crimen pasional” que fue erradicado y ahora se tipifica como femenicidio. Además se erradicó esta regla en la que si la mujer perdonaba a su marido, éste podía salir porque habían casos en que el hombre salía nadamas para matarla.

“Se erradicó esta regla porque muchas veces los hombres salían a matar a las señoras, ya no había una consideración por estos hombres buenos que en un arranque de ira cometían el delito. (…)en el sur, por ejemplo en Chile surgió la idea de hacer un libro con historias reales y ficticias que explicaran de fondo esta problemática, después pasó a Perú y ahora en Argentina está la publicación ¡Basta!”.

Por el lado nicaragüense Sergio Ramírez mencionó que en su país de 14 programas de televisión sólo uno es crítico y éste se encuentra en un canal marginal.

“En mi país por ejemplo hay casos como el del Diario La Nación, que nació con la revolución y era muy crítico pero ahora es oficial, no puedo decir además en el caso del internet que sí hay una sociedad crítica pero su espectro abarca a un total de 200 mil personas de 16 millones que somos ahí, además el servicio es caro. Nicaragua es el peor caso de Centroamérica ya que no hay alternabilidad en el poder” explicó.

Sin embargo en Nicaragua existe una Ley de la libre creación la cual protege a los mismos de cualquier intento de gobierno de censura pero Ramírez explica que en su país los escritores son inofensivos.

“En mi país es difícil que un escritor pueda ser censurado a menos que alcance notoriedad internacional, eso porque el régimen piensa que el escritor es inofensivo con las cosas que dice, en Nicaragua no hay represión porque no le interesa. Los intelectuales, escritores y novelistas son incapaces de desafiarlo…”

Luigi Amara por su parte recordó a esos intelectuales que viven en una democracia escandinava totalmente alejada de la realidad que vivimos. Luisa Valenzuela a Rodolfo Walsh como ejemplo del terrorismo de Estado que vivió su país durante la dictadura y Sergio Ramírez las tentaciones que dejó la revolución de su país en los ochentas.

Al final Luisa Valenzuela explicó que alejarse de la realidad también peligroso…”Aunque te alejes ésta te va a golpear, es peligroso alejarte de la realidad, leer te dará ese movimiento de cintura metafísico para que no te golpee la cabeza.”

 

DEJANOS TU COMENTARIO