Las familias que tengan la costumbre de utilizar las películas de animación para entretener a sus hijos durante un cómodo y entretenido rato, ya tienen una muy buena opción para ese tipo de facilidades.

Personalmente, disfruté mucho Lluvia de Hamburguesas, la original, pues me parece que su empleo de la comedia irreverente y espontánea rompía una barrera antes creada por Dreamworks  con Shrek (la 1 y tal vez la 2). Lluvia de Hamburguesas logra algo con muy pocos precedentes, que es lograr una experiencia entretenida no solo para los niños, sino también para los adultos, y todo, usando el humor blanco.

La irreverencia de la historia original y sus ocurrencias, debo admitir, me tuvieron retorcido de risa. Vale la pena recordar algunas escenas memorables, como ese momento en el que todos los personajes demuestran su estupefacción ante el nuevo invento de Flint Lockwood, o el momento en que su padre tiene que verse con el reto insospechado de enviar un e-mail.

Lluvia de Hamburguesas 2 definitivamente carece de algo, que en  términos generales puede definirse como la incapacidad de hacer reír a los adultos. Pero independientemente de eso, debe entenderse que las carencias del guión aparte, el mérito se encuentra en la animación.

Lluvia de Hamburguesas 2 sostiene una lección muy importante por sobre las otras. El valor de la amistad, y todos aquellos logros que se pueden alcanzar si hay alguien en quien contar. Asimismo retrata el peligro de la idolatrización de personajes que lo único que tienen a su favor es el conocimiento del mercado y del arte de la publicidad (crítica infalible contra la trayectoria de Steve Jobs, quien obtuvo su mayor reconocimiento a partir de sus capacidades mercadológicas antes que creativas).

La historia no sostiene logros en ningún sentido particularmente interesantes, sin embargo logra sostener lo inesperado en el humor que alguna vez tuvieron otras obras de la comedia animada.  Vale la pena mencionar la evidentísima burla y crítica efectuada contra Jobs, no solo como creador sino como mercadólogo con intereses económicos reconocibles más allá de su “showmanship” o talento para el espectáculo; que independientemente de nuestras perspectivas personales sobre su figura, generan una oposición al carisma que el público ha concebido de su figura.

La historia carece de la innovación que anteriormente tuvo, dentro de la cuál las ocurrencias extravagantes de los personajes que originalmente demostraron sostinenen un humor exquisito. Eso sí, Sony animation (de aquí proviene la crítica contra la Apple y su vocero) ha logrado un mundo maravilloso que algunos críticos comparan con lo que lograra la película animada de Los Beatles “Yellow Submarine”. Yo no me atrevería a hacer semejante comparación, pero sí me parece que genera un universo tan entrañable que habrán generaciones de niños que reconozcan a los animales fantásticos representados como sus mascotas ideales.

En fin, Lluvia de Hamburguesas 2 no logra superar la maldición que se achaca a muchas secuelas en lo que se refiere a lograr la calidad e innovación de sus antecesoras, pero eso sí, logra un mundo ene l cual todos los niños que sean llevados a la sala, y tal vez algunos de los adultos más abiertos a la diversión simple e interesante se sentirán como en casa durante un buen tiempo.

Mi recomendación, verla como una experiencia entretenida, dispuesta para el divertimiento y fascinación de los más pequeños; y cuando no, como un entretenido piquete al apetito.

DEJANOS TU COMENTARIO