La escena de este jueves durante la inauguración de la XX asamblea General del FESAPAUV en la Universidad Veracruzana, campus Boca del Río, no tiene desperdicio. Un Enrique Levet Gorozpe empoderado, feliz y radiante e “impresionado” por la presencia de “mi amigo” el gobernador
Miguel Angel Yunes Linares. Si, el mismo Yunes que antes lo señalaba de ser cómplice de la quiebra financiera del Instituto de Pensiones del Estado (IPE), ahí estaba presidiendo el acto.
Las alabanzas mutuas no se hicieron esperar. Ahí, ante medio millar de académicos universitarios, Levet Agradeció al gobernador, “los esfuerzos (…) que viene haciendo para apoyar a la universidad” y por Atender el llamado de auxilio de seguridad de maestros de la zona de Coatzacoalcos -Minatitlán que han sido presa de la inseguridad y “apoyar a que el IPE enfrente su problema financiero.

Yunes por su parte, que anda en plena campaña buscando simpatías para su hijo rumbo a la gubernatura, no desaprovechó ocasión y le regresó los halagos. También le dijo “mi amigo Papo Levet”. Qué lejos esos tiempos de tensión, jaloneo y nerviosismo por las denuncias interpuestas por un grupo de jubilados para que aclaren dónde quedaron los 15 mil millones de pesos que la SEFIPLAN debe al isntituto, y que los miembros del Consejo -Levet es uno de ellos- aprobaron sin chistar.

Ya entrado en el discurso de la simulación, Yunes diijo que el problema del IPE “se debe arreglar en casa”. “Yo le he pedido a mis colaboradores que no participen en foros ni en eventos políticos para analizar la problemática, mejor Rectora, Levet, vamos a nombrar comisiones para analizar y buscar soluciones al problema” Esos foros a los que se refiere el ejecutivo, son organizados por la presidenta de la comisión del IPE del Congreso del Estado, Daniela Griego. Si el ejecutivo se niega a dialogar y ordena a sus subalternos que desoigan los llamados del poder legislativo, ¿está Yunes presumiendo una política dictatorial?

Pero Miguel Angel Yunes fue más allá. Con voz en cuello y hasta orgulloso, anunció que ” en breve decretaré un presupuesto extra a la Universidad”. Solo que tampoco explicó que ese presupuesto fue aprobado por el Congreso desde el año pasado y debió haberlo decretado desde entonces; sin embargo los asistentes le aplaudieron como si fuera una dádiva suya.

Por cierto, el aplausómetro de los universitarios fué bajo, muy bajo; peor cuando nombraron en dos ocasiones al actual director del IPE Hilario Barcelata; las dos veces que lo mencionaron lo abuchearon y su rostro enrojeció pero se aguantó.

DEJANOS TU COMENTARIO