Pachuca de Soto, Hgo.- A diferencia de lo que la gran mayoría de la gente cree, México es un país árido y semiárido, por lo que no debe sorprendernos la escasez de agua y la sequía del campo, sobre todo cuando no ha existido capacidad de los gobiernos para poder retener la gran cantidad de precipitaciones pluviales veraniegas, propiciadas por los huracanes.

De esta forma se puede sintetizar la parte medular de la presentación realizada por el biólogo Numa Pavón Hernández en el Salón Margarita Michelena de la Feria Universitaria del Libro #FUL2013, que se desarrolla en el Polideportivo Universitario “Carlos Martínez Balmori” de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Al inicar la jornada, el Rector de la UAEH, Humberto Veras Godoy, anunció que entre el 24 y 29 de noviembre próximos se llevará a efecto en las instalaciones de la casa de estudios la Olimpiada Nacional de Matemáticas, como un reconocimiento a la labor y calidad de sus programas.

En un día dedicado en buena parte a hablar de temas que deben ser importantes para la sociedad como son el futuro del agua y el cambio climático, el investigador advierte que existe una percepción distorsionada sobre lo que ocurre con el clima en nuestro país porque mantenemos la visión del México tropical, verde, el del sureste, pero es la mínima cantidad de territorio que tiene agua. El resto, más del 75 por ciento carece de ella, lo cual implica que es un asunto de seguridad nacional.

“Afortunadamente en el verano México recibe los fenómenos meteorológicos llamados huracanes. Si no fuera por ellos, no tendríamos el agua suficiente para solventar las necesidades humanas”, agregó el académico para resaltar que los también llamados ciclones, proporcionan más del 50 por ciento de las precipitaciones pluviales del país.

Así, solamente cuando hay ciclones los mantos freáticos y las presas se vuelven a llenar y la agricultura sobrevive un año más. “Claro está que provocan daños, pero no tienen culpa los ciclones, la tiene quien puso la calle, la colonia o la ciudad donde no debe estar. No ha existido realmente un ordenamiento territorial”, destacó.

En México “cuando ocurre el (fenómeno meteorológico llamado) ‘niño’, llueve más en las zonas norteñas del país y hay sequía en el sur; cuando hay ‘niña’ ocurre lo contrario”.

Agregó que, desafortunadamente los gobiernos han sido incapaces de construir las políticas públicas suficientes y necesarias para poder aprovechar y captar el agua en las épocas en que hay, ya que son muy fuertes y por periodos cortos.

Durante su exposición “Agua, elemento vital”, expresó que la carencia de estas políticas públicas ha provocado que desde el huracán Stan en 2005, los fenómenos meteorológicos han ocasionado daños más cuantiosos, superiores a los de los sismos ocurridos los días 19 y 20 de septiembre de 1985.

Numa Pavón agregó que hoy el agua se ocupa más para producir bienes y servicios que en el consumo humano, a la vez que los países que tienen más agua, tienen mayor huella hídrica. En el caso de México “nos comportamos como país rico en agua; tenemos huella hídrica semejante a Europa y Estados Unidos, pero una escasez de agua física”.

Afirma que para para producir un kilo de maíz gastamos mil litros de agua; para una camisa 4 mil y 13 mil 500 para generar un kilo de carne.

Finalmente dio algunas cifras sobre la ciudad de México, donde dice, se ocupan 3 mil 24 millones de m3 de agua diarios, pero mil 209 millones se desperdician por fugas, y cuesta 13 millones 608 mil pesos diarios llevar el agua del Cutzamala al DF. Asimismo, la extracción de los mantos acuíferos provoca inundaciones hasta de 60 centímetros al año, por ejemplo, en la zona del aeropuerto Benito Juárez.

Por su parte, el también académico de la UAEH, Gerardo Sánchez, en su conferencia cambio climático expresó que los fenómenos de golpes de calor que se registraron en Europa, se van a ver con mayor frecuencia en México por el cambio climático.

Hasta hace algunos años el país que tenía más chimeneas se decía que era el mejor país; hoy es todo lo contrario porque estamos acabando con el medio ambiente de una manera desmedida, quizá por la falta de un conocimiento profundo de lo que ocurre a nivel ambiental.

Por ejemplo, expresó que la mala gestión humana de los recursos naturales ha propiciado la generación de especies invasoras de hábitats muy diferentes al suyo, como ocurre con la culebra arbórea Boiga irregularis, que está dejando sin pájaros a la isla de Cocos de Guam. Y así, expresó, existe un gran número de ellas.

Ana Cristina Ortega, de la compañía Ala Itinerante y narradora escénica del Programa Alas y Raíces del Conaculta hizo la delicia de los estudiantes de secundaria durante su presentación.

.

DEJANOS TU COMENTARIO