Xalapa, Ver.- En el marco del 60 aniversario del reconocimiento de la ciudadanía a las mujeres para votar y ser votadas, Aracely González Consejera Consultiva del Instituto Veracruzano de las Mujeres dijo que para lograr la igualdad de género, hay cuestiones culturales que deben cambiar, el aspecto político es sólo una de ellas.

Un 6 de julio de 1958, se emitió el primer voto por parte de una mujer en este país, en una elección histórica que alcanzó el 85% de participación ciudadana, donde resultó electo Adolfo Lópe Mateos.

Actualmente las mujeres se encuentran inmersas en todos los ámbitos de la vida pública en nuestro país, pero aún hay mucho por trabajar en materia de equidad de género, tan sólo en el gabinete del Ejecutivo apenas hay 2 mujeres y sólo 27 presidentas municipales de un total de 2 mil 440 municipios y 16 delegaciones.

En el mismo tenor Patricia Ponce comentó que la democracia tal como se vive en nuestro país es una realidad muy complicada, en la que es necesario equilibrar el acceso al poder.

Refirió los casos en que las mujeres que ocupan cargos públicos importantes se olvidan de su conciencia de género y no se comprometen a trabajar para prevenir la discriminación de hombres o de su mismo género.

El camino hacia la equidad de género es arduo, la balanza aún se inclina si consideramos que en lo colectivo todavía se asocial a las mujeres con los que- haceres del hogar, aunque las cifras demuestran que el 68% de las mujeres economicamente activas desempeñan un trabajo calificado, de acuerdo con datos del INEGI.

El estudio antes mencionado revela que a pesar de que las mujeres han tenido un crecimiento academico acelerado en los últimos años, aún ganan menos que los hombres por realizar las mismas actividades.

En lo que respecta a participación política, en los últimos 30 años, sólo cinco mujeres han gobernado alguna entidad federativa (Colima, Tlaxcala, Yucatán –en dos ocasiones– y Zacatecas), y una encabezó el gobierno del Distrito Federal y solo 2 de 11 magistrados son mujeres en el Poder Judicial.

Más allá de la legislación, las mujeres en México aún sufren violencia y discriminación, las cifras de trata de mujeres se han elevado, la violencia sexual y el acoso laboral todavía son preocupantes.

No se trata de un estira y afloja en el reconocimiento de los derechos de las mujeres a participar en la vida pública, sino de equilibrar oportunidades para abrir una nueva brecha cultural y política de igualdad.

DEJANOS TU COMENTARIO