Naranjal, Ver.- Luego de los pasados sucesos climatológicos que dañaron severamente algunas regiones de la zona centro del estado, el municipio de Amatlán fue uno de los más golpeados y aun no recibe ningún tipo de ayuda.

Aun permanecen en este municipio serrano un sin número de viviendas afectada por escurrimientos de agua y lodo, además de múltiples derrumbes carreteros, así como la carretera Naranjal – Tezizapa, la cual se encuentra totalmente colapsada.
Ante esta situación, el alcalde Lino Artuo Aguilar Rosas, dijo que su municipio quedó fuera del recurso contemplado para estos casos por el Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), ya que El Naranjal no fue declarada como zona de desastre.

El edil lamentó que municipios como Córdoba,  donde no se presentaron daños mayores, si haya sido tomado en cuenta y declarado zona de desastre, lo que llevó incluso al el presidente municipal Guillermo Rivas Díaz.
Sin embargo municipios como Naranjal, donde las intensas lluvias podrían continuar, están a punto de quedar incomunicados, afectando así a más de diez mil familias de escasos recursos, que viven en la zona serrana.

El alcalde hizo un llamado urgente a la secretaría de Gobernación y al Presidente de la república Enrique Peña Nieto, que volteen sus ojos a las zonas serranas del estado y no solo a las turísticas. Pidió ayuda urgente sobre todo en reparación de caminos.

DEJANOS TU COMENTARIO