Veracruz, Veracruz a 20 de marzo de 2017.- La Fiscalía de Veracruz señaló públicamente la presunta identidad de los restos hallados en la fosa de Arbolillo, Alvarado, sin tener “las pruebas de ADN y ni siquiera se le informó a los familiares”.

En el caso de la familia de Querétaro, los Sánchez Pérez, que desaparecieron en septiembre de 2016, se tuvo conocimiento de la noticia por los medios de comunicación locales y estatales. Para Brenda Rangel, integrante del Colectivo de Desaparecidos Justicia A.C., fue “una falta de respeto y una falta de oficio por parte de la Fiscalía de Veracruz”.

“Los padres de los Sánchez Pérez tienen 89 años y querían salir corriendo por sus familiares, por los restos (…) hablé con el Fiscal Winckler y el me confesó que sus dichos se basan sólo en el hallazgo de una credencial, pero no han hecho pruebas de ADN. Es más, tuvieron que mandan las muestras de ADN de la Fiscalía de Querétaro porque allá (Veracruz) se perdieron”.

Hay que recordar que ayer por la noche,el Fiscal Jorge Winckler emitió un mensaje a los medios de comunicación e informó que en la fosa de Arbolillo, Alvarado fueron encontrados 47 cráneos y múltiples restos humanos. Además, dijo que ahí se encontraban otros jóvenes como Baruch Grajeda García y Isaías Jácome Hernández.

Sin embargo, se manejó estos datos como presumibles, aunque “para las familias fue un golpe muy fuerte y fue algo irresponsable”. Winckler dijo que “el área de laboratorios de la Dirección de los Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado de Veracruz, se encuentra realizando los trabajos de rehidratación de huellas dactilares”.

En días pasados, Winckler aceptó que no existe una base de datos de ADN de los desaparecidos en Veracruz y que apenas se rebasa los 200 muestras. Aunque los colectivos mencionan que existían poco más de 600 muestras.

“es totalmente irresponsable que se de una declaración de esta índole, lastimando de sobre manera la salud física y emocional de la familia, si bien el señor fiscal de Veracruz argumenta en su declaración que es el derecho de las familias a ser informadas, y cito textual sus palabras, LO MENOS QUE SE MERECEN LAS FAMILIAS ES EL DERECHO A LA INFORMACIÓN, PUES DESPUÉS DEL INMENSO Dolor POR LA PERDIDA, LO ÚNICO QUE QUIEREN ES DAR CRISTIANA SEPULTURA A SU FAMILIAR”, sentencia el Colectivo de Desaparecidos Justicia en un comunicado.

LOS SÁNCHEZ PÉREZ, BARUCH E ISAÍAS

La familia Sánchez Pérez desapareció en septiembre de 2016 cuando regresaban del Festival de la Cerveza en el Puerto de Veracruz. La última vez que supieron de ellos, conducían en un camino vecinal rumbo a Alvarado.

Desde el año pasado varios activistas buscan a Javier Sánchez, Karen Sánchez Pérez y María Dolores Pérez que iban a su casa en la Playa en Alvarado. Se tuvo un último rastro de ellos en la comunidad de Salinas.

Baruch Grajeda y Javier Vargas fueron sustraídos de su domicilio desde el 11 de julio de 2016. Cada quien en su cuarto cuando un grupo armado irrumpió para llevarse a los jóvenes de 20 y 27 años respectivamente.

No se sabía nada de Isaías Jácome desde el 2 de septiembre de 2016. Desapareció en Boca del Río, y hasta la tarde de ayer estaba en calidad de desaparecido.

DEJANOS TU COMENTARIO