Ciudad de México, 05 de enero de 2017.- El gobierno federal debe asumir compromisos de austeridad, emitió la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), organismo que pidió la reducción del precio de las gasolinas y el diesel.

“El Gobierno de la República pide comprensión a los mexicanos, pero para pedir primero hay que dar. ¿Qué le dará el Estado a los ciudadanos? ¿Cuál será su compromiso? Estamos a la espera de escucharlo”, se lee en un comunicado que dio a conocer la COPARMEX este jueves.

En el quinto día de protesta generalizada en el país tras el aumento al costo de los combustibles, la confederación se dirige al gobierno de la República y le pide que asuma compromisos con los mexicanos tras el aumento en el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

Recordaron que el inicio de 2017 trajo una situación “muy delicada” para comercios e industrias en el país. Además del incremento en el precio de las gasolinas y el diesel, se liberó el costo del gas LP y subieron las tarifas eléctricas. Para el sector industrial, el aumento va del 3.7 y 4.5 por ciento; para el sector comercial, entre el 2.6 y el 3.5 por ciento.

“Más que subir impuestos a las gasolinas hasta representar cerca del 40 por ciento de su precio final, lo que se requiere es un recorte efectivo del gasto público, estableciendo una meta de reducción real con respecto al gasto autorizado por el Congreso para este año 2017”.

Afirman también que “sí hay margen de maniobra para reducir los porcentajes de impuestos considerados para la fórmula para la determinación de los precios de las gasolinas”.

Es necesario, señalan, planes de austeridad en el gasto, disminución del gasto corriente, eliminación de gastos superfluos, castigo directo y severo a la corrupción y reducción de presupuesto en materia de comunicación.
Asimismo, mencionan que debe reducirse la deuda pública, que hasta ahora es cercana al 50 por ciento del Producto Interno Bruto del país; y reducir el crecimiento de la deuda que se cuenta en dólares.
Sobre PEMEX, advierten que tiene que auditarse y lograr la transparencia de esta empresa.
“Tiene que dar cuentas de estos asuntos, explicar cómo planea invertir la situación de vulnerabilidad que tenemos al importar cerca del 60 por ciento del consumo nacional de gasolinas, por la obsolescencia y la falta de mantenimiento de la infraestructura de refinación”.

Se mostraron a favor de la reforma energética, sin embargo, consideraron que sus beneficios no se perciben a causa del problema en las finanzas públicas del país. “El gobierno optó por resolver el desequilibrio fiscal yéndose por el camino más fácil: elevar los impuestos”.

DEJANOS TU COMENTARIO