Foto: Raúl Pérez/ Proceso

Jonathan Nácar y Jair Avalos

Eje Central / Crónica Veracruz 

Uno de los anhelos más recurrentes antes de iniciar el año es que sea mejor que el anterior, pero en el caso de los 13 gobernadores que en 2016 ganaron las elecciones estatales nada ha cambiado, por el contrario, empeoró. En el primer cuatrimestre de este año, la incidencia de víctimas y delitos de alto impacto en varios casos aumentó más del 100 por ciento.

Con excepción de los casos de Puebla, Sinaloa y Tlaxcala, cuyos gobernantes electos tomaron posesión apenas este año, el primero de febrero en el caso poblano y exactamente un mes antes en las otras dos entidades, los gobernadores de Aguascalientes, Chihuahua, Colima, Durango, Tamaulipas, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Veracruz y Zacatecas ya cuentan con al menos 10 meses en el cargo, y 12 meses en el caso de José Ignacio Peralta Sánchez, quien asumió en Colima el 11 de febrero de 2016.

En todos esos estados, sin excepción, al menos tres delitos de alto impacto registran incrementos en cuanto a la cantidad de víctimas y expedientes abiertos durante enero-abril de este año, en comparación con el mismo período de 2016. Pese a los compromisos de campaña, planes de trabajo y hasta reforzamientos de seguridad, la violencia e inseguridad en esas entidades no ha logrado disminuir.

Más asesinatos y robos

Javier Corral Jurado, quien tomó posesión como gobernador de Chihuahua el 4 de octubre del año pasado, por ejemplo, ha tenido que lidiar con un panorama en el que 148  personas son asesinadas en promedio cada mes en este 2017, lo que implica un incremento del 63.18% en cuanto a la cantidad de víctimas de homicidio doloso en comparación con el primer cuatrimestre del año pasado. Secuestros, extorsiones, robos violentos y hurto de vehículos también repuntaron.

“Hemos heredado el clima de violencia e inseguridad”, reiteró la semana pasada el mandatario, al asegurar que la administración de su antecesor, César Duarte, había dejado un índice criminal muy por encima del promedio nacional, y en consecuencia se trataba de un “reto permanente” que su gobierno asumió. Pero después de ocho meses los delitos no bajan.

Con ya más de un año al frente del gobierno de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, quien fue el abanderado de la coalición PRI-PVEM-Panal-PT, ha resentido el alza de homicidios dolosos y robos violentos, con 14 muertes más, y un aumento de 116 expedientes de hurtos con violencia.

Aunque en la versión del gobernador José Rosas Aispuro Torres, “ojalá todo el país fuera Durango”, por sus avances en seguridad y otros rubros. En realidad, las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública reflejan lo contrario. En el primer cuatrimestre del año, la entidad contabilizó más víctimas de delitos de alto impacto y de robos violentos, como en el caso de los atracos a casa habitación donde hubo un aumento por encima del 26 por ciento.

›Los reportes más graves se reflejan en Tamaulipas, Hidalgo, Oaxaca y Zacatecas. En el caso del primero, además de intentar contrarrestar la violencia desatada en los penales, Francisco García Cabeza de Vaca, gobernador deTamaulipas, tampoco ha conseguido la fórmula para contrarrestar la incidencia de secuestros y extorsiones. En ambos casos hubo incrementos del 30.43 y 103.33 por ciento, respectivamente, en cuanto a la cantidad de víctimas.

Mientras que en Zacatecas, los robos violentos y las víctimas de asesinato, secuestro y extorsión se duplicaron, y en algunos casos se triplicaron. En Hidalgo también ha ocurrido el doble de homicidios. Las muertes violentas pasaron de 48 a 83, y los expedientes abiertos por robos violentos crecieron un 66%, al pasar de 637 durante los primeros cuatro meses del año pasado, a 956 en el mismo periodo de este año.  Y el  inicio de 2017 en Oaxaca se reportaron 49 asesinatos y nueve secuestros más que en el primer cuatrimestre del año anterior.

Delitos no dan tregua en Veracruz

Pese a los operativos y el apoyo del gobierno federal, en los primeros meses de gobierno de Miguel Ángel Yunes los homicidios y violaciones crecieron. Y el resto de indicadores de inseguridad están igual que en la administración del exmandatario hoy detenido, Javier Duarte.

Veracruz ya vivió sus primeros meses del gobierno de la alternancia. Un spot de campaña recuerda al panista Yunes Linares, de traje en un centro de operaciones de seguridad, donde prometió “bajar los índices delictivos” en los primeros meses de su gobierno. A la fecha, dicha oferta no se ha cumplido y la violencia no ha disminuido.

CIFRAS

En diciembre y enero Yunes Linares presentó varios operativos: “Zona Petrolera y Citrícola” (Poza Rica-Martínez de la Torre), Operativo de Seguridad Zona Conurbada Veracruz-Boca del Río, y el Operativo por jornada de saqueos, otro denominado “Tuxpan-Huasteca”, así como el arribo de la Gendarmería Nacional a Xalapa y Córdoba, y de 400 policías militares a quienes dio la bienvenida el pasado 11 de abril.

A pesar de ello, el homicidio doloso se incrementó a partir de junio y julio de 2015. El número de homicidios aumentó en un 62 por ciento. Y en los primeros cinco meses del gobierno panista, los índices se mantuvieron igual que al año anterior, en 2016, por arriba de los 100 casos por mes.

No obstante a la Alerta de Violencia de Género existente, el índice de  violaciones en el estado no ha bajado. En el último trimestre de este año se registró una tendencia al alza. Cuando en enero de 2016 se contabilizaron ocho violaciones, en el mismo mes de 2017 hubo 37 casos.

Los municipios con más homicidios son Córdoba, Poza Rica, Veracruz, Coatzacoalcos y Tihuatlán, donde el gobierno estatal implementó ya los operativos especiales, de acuerdo con el Semáforo Delictivo, organización que también trabaja con los datos del Secretariado Ejecutivo de Seguridad.

“Sospechamos que la anterior administración sub reportaba los crímenes cometidos en el estado (…) otro fenómeno que se puede presentar es que la ciudadanía no confía en las autoridades y prefiere no denunciar”, explicó Santiago Roel, director del Semáforo Delictivo, que se dedica a analizar las estadísticas de seguridad. Los crímenes de alto impacto tampoco han ido a la baja durante los primeros meses de la administración panista. Se han mantenido en los mismos niveles de 2016, el último año de administración duartista.

Bernardo Gómez del Campo, consultor de seguridad pública y presidente de la asociación civil Misiones Regionales de Seguridad, consideró que “la seguridad no se anuncia, se trabaja” debido a que uno de los errores de los gobiernos es hacer públicas las acciones contra la delincuencia, por lo que resulta una “alerta para los maleantes”.

“En países como el de nosotros donde la inseguridad es el común denominador, donde fallaron los cuerpos preventivos. La recomendación es que se tiene que trabajar con la inteligencia y en silencio. En países exitosos donde se tiene controlado el tema, se trabaja durante meses en temas de seguridad y se anuncia un golpe cuando ya se tiene detenido gran parte del grupo o totalmente desmantelado”, sostuvo.

Link original aquí 

DEJANOS TU COMENTARIO