El Diputado Federal Juan Bueno Torio, presentó a consideración de la Cámara de Diputados proposición con punto de acuerdo para que el Estado de Veracruz a través de la Secretaría de Salud asuma la epidemia del VIH-Sida como un problema de salud pública y de emergencia estatal.

El estado de Veracruz suma más de 15 mil personas infectadas de VHI-Sida colocándolo en el tercer lugar a nivel nacional y el primero en mortalidad con un 68% de personas fallecidas a consecuencia de este virus.

De acuerdo a información proporcionada por la Doctora Patricia Ponce, Coordinadora e investigadora del Grupo de estudios sobre género del CIESAS, la epidemia crece rápidamente en áreas rurales e indígenas ya que el 50% de los municipios que tienen la tasa más alta de Sida son rurales o indígenas. Y no se ha logrado detener la transmisión perinatal, madre-hijo, lo que se manifiesta en el incremento de nacimiento de infantes con el virus.

Según CENSIDA (Centro Nacional para la Prevención y el control de VIH y el Sida) la prevención positiva en la entidad veracruzana no es exitosa debido a que no se cuentan con suficientes condones, ni con una distribución eficiente de los mismos; por no tener pruebas rápidas de detección de VIH para población abierta; por carecer de pruebas de sífilis y de VIH para mujeres embarazadas; por poseer un alto porcentaje de personas viviendo con Tuberculosis/Sida y, por no dar adecuado seguimiento a las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

Además de ello, Veracruz se encuentra en semáforo rojo debido a que el incremento porcentual para detectar nuevos casos es muy inferior (0.7) a la media nacional (3.8) y, por presentar el porcentaje más bajo en el país en control virológico, lo que repercute directamente en la salud y la vida de las personas afectadas por el virus.

El Grupo Multisectorial en VIH-Sida e ITS del Estado de Veracruz, manifiesta que no existe voluntad política para designar el presupuesto requerido a la prevención y dar atención, con calidad y calidez, a las personas que viven con el virus; ya que el presupuesto asignado por dicha instancia en los dos últimos años ha ascendido a un millón y medio de pesos; cuando lo que se requiere cada año para enfrentar la epidemia son 60 millones de pesos.

Asimismo, este año, CENSIDA retiró el apoyo monetario a la entidad veracruzana por la falta de confiabilidad debido a que el gobierno estatal no ejerció pero sobre todo, hasta la fecha no ha comprobado el destino de presupuesto entregado que ascendió a $1, 260, 000.00.

El Derecho a la salud es un Derecho Humano que debe estar por encima de los trámites burocráticos. Si el gobierno del estado de Veracruz no comprueba la erogación de dicho presupuesto federal, es justo solicitar que se sancione a los servidores públicos responsables de este hecho y no simplemente cancelar el apoyo.

PUNTO DE ACUERDO

Primero.- Se exhorta a la Secretaria de Salud del Gobierno Federal para que en el marco de sus atribuciones y convenios con la Secretaria de Salud del Estado de Veracruz, exija a dicha Secretaría que asuma la epidemia del VIH-Sida como un problema de emergencia estatal y de salud pública; así mismo, informe a la opinión pública sobre las acciones que se están llevando durante este 2013 y notifique los alcances y montos de los recursos federales para atender la problemática.

Segundo.- Se exhorta al Gobierno del Estado de Veracruz para que asuma su responsabilidad con la salud y la vida de los/las veracruzanas en el marco de los Derechos Humanos, asignando los recursos financieros necesarios para enfrentar la epidemia y respetando y transparentando los recursos federales asignados para dicho fin.

Atentamente

Diputado, Juan Bueno Torio

DEJANOS TU COMENTARIO