Alrededor de 20 comerciantes de Medellín, los alrededores de Xalapa, cercanos a Orizaba y de Tlaxcala, instalaron desde ayer sus puestos en la parte trasera del mercado Unidad Veracruzana, en el centro de la ciudad de Veracruz.

Algunos con más de 15 años vendiendo en este sitio, como Gregorio Pedro Salazar Ramírez siguen cambiando la comodidad de vender en sus lugares de origen por la ventaja de ganarse unos pesos más al venir a Veracruz.

Atravesando hasta 3 casetas en las que dejan miles de pesos, pagando bodegas en las que almacenan su producto en la ciudad y aclimatándose al calor porteño, llegan familias enteras, madres con sus hijas o matrimonios de ancianos, para darle color a los altares de muerto de los veracruzanos.

Aunque afirmaron que las ventas no han sido las esperadas, confían en que el 31 de octubre y primero de noviembre, les deje ganancias en sus bolsillos.

Pueden encontrarse desde las tradicionales flores de cempasúchil y moco de pavo y el tradicional pan de muerto, hasta el penetrante olor del sahumerio, a 10 pesos la bolsa, pasando por las calaveritas de dulce, gomitas, chilacayota, mandarinas y demás frutos para decorar la ofrenda a los difuntos.

DEJANOS TU COMENTARIO