El Estado de Veracruz tiene compromisos adquiridos (mejor conocidos como DEUDA) por el orden de los 76 mil 432 millones de pesos, dedujeron los diputados del PAN en la LXIII Legislatura local, tras la comparecencia del Secretario de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN), Fernando Charleston Hernández, situación que no pudo negar ni controvertir.

Durante su participación en la glosa de gobierno 2013, los diputados del Grupo Legislativo del PAN (GLPAN) realizaron varios cuestionamientos respeto a la deuda adquirida por el Estado, la falta de transparencia en el uso de los recursos públicos y la falta de ejecución de recursos etiquetados en el ejercicio 2013.

Los legisladores del GLPAN cuestionaron a Fernando Charleston Hernández, por la manera en la que el Estado ha adquirido nuevos compromisos fiscales, que en el vocablo general todos conocemos como DEUDA, toda vez que en la presentación del titular de la SEFIPLAN, se reconoció que la DEUDA registrada ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público es de 40 mil 365 mdp, a la cual hay que sumarle 18 mil 437 mdp de los Organismos Públicos Descentralizados, más 5 mil 630 mdp de pasivos circundantes, más 12 mil mdp por la bursatilización; haciendo un total de 76 mil 432 mdp.

Por otro lado, los diputados del PAN pidieron que tras la calificación BBB-(mex) que diera la aseguradora FitchRatings al Estado de Veracruz; también se debía dejar en claro que la calidad crediticia del Estado podría verse presionada si la generación de flujo se mantiene consistentemente muy cercana al servicio de la deuda; asimismo, si el sistema de pensiones requiere importantes aportaciones, que limiten la flexibilidad financiera del estado, la calificación podría ajustarse a la baja.

De igual forma cuestionaron el manejo de los recursos de la bursatilización de la tenencia vehicular, el manejo discrecional de los fideicomisos estatales, la desfasada entrega de recursos a municipios sobre los recursos asignados y proveedores de servicio al Estado, así como la deuda pública como porcentaje de participaciones federales, donde Veracruz ocupa uno de los penosos primeros lugares.

Insistieron en que luego de que el Estado contrató el endeudamiento, éste debió destinarse al pago de inversiones públicas productivas, no así el pago de los adeudos contraídos en diversos rubros ajenos al marcado en los lineamientos para la utilización de dichos recursos.

Es por ello, que el GLPAN confirma que en Veracruz no existe la voluntad política ni social, de rendir cuentas claras a los veracruzanos. Ya que en un ejercicio que se presume de rendición de cuentas, como las comparecencias de los secretarios de despacho, no hay la intención de aclarar la situación financiera que viven las familias veracruzanas en un gobierno que presume de estar haciendo “las cosas bien hechas”

DEJANOS TU COMENTARIO