El señor Mario Matías Alfonso quién denunciara el maltrato físico al que su hijo, Eder Matías Pérez, fue sujeto por parte de elementos de la policía estatal, declaró que la empresa de vigilancia Centauro se niega a entregar el nombre del empleado que lo señaló como responsable de los robos perpetrados en las instalaciones de la facultad de Ingeniería en el Municipio de Boca del Río.

El entrevistado declaró que el hecho ha sido denunciado formalmente ante Comisión Estatal de Derechos humanos y el Ministerio Público en Boca del Río, pero el único testigo de los hechos, el guardia, se encuentra oculto junto como las fuerzas de la ley que perpetraron el abuso. Por su parte el joven de 26 años, que padece de problemas del habla, intentó describir la agresión de la que fue víctima.

El Reporte Médico presentado por su padre indicó que el atleta fue sometido a golpes en diferentes partes de su cuerpo, así como tortura física, entre la que destacan el uso de  electroshocks e inhalación de agua.

El señor Matías  solicitó públicamente al jefe de la Oficina de Desarrollo de Programas para la Prevención del Delito de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, Guillermo Rodríguez Beltrán, de seguimiento al caso para así evitar más casos de abuso policiaco.

DEJANOS TU COMENTARIO