En Veracruz menos del 5 por ciento de los productores agrícolas utilizan métodos orgánicos para la siembra, señaló Mario Sánchez García, emprendedor de NUTRIFO, un proyecto mexicano de fertilizantes orgánicos que está certificado en Estados Unidos, Europa y Canadá.

Sánchez García, quien participó con Nutrición Foliar Orgánica (NUTRIFO) en el Foro Latinoamericano de Emprendedores Growing SMEs de Boca del Río,añadió que la poca difusión de los cultivos orgánicos en el estado y el país podrían generar una pérdida de competencia en Europa donde muchos países, como España, Inglaterra, Italia y Alemania, ya piden como requisito para las importaciones que sean orgánicas.

“Hay una competencia de países latinoamericanos que están dando más apoyo a la agricultura orgánica y a la exportación a Norteamérica y Europa, algunos países de Sudamérica, ya nos están empezando a tomar ventaja. Tenemos el caso de Chile, Argentina, Brasil que ya están usando la agricultura orgánica un poco más fuerte que nosotros” expresó el director comercial del producto.

Los fertilizantes orgánicos nacieron en México como proyecto en Chiapas dirigidos a los cafetales, no obstante Veracruz fue el estado elegido para comenzar a comercializarlos hace 2 años, comentó Mario Sánchez. Consideró que a pesar de que su incursión en el mercado ha tenido más éxito en lugares como el estado de México, Sinaloa y Michoacán, es Veracruz el estado con mayor potencial para los cultivos orgánicos.

“En Veracruz hay una gran oportunidad para avanzar en esto, hay una variedad muy grande y podemos ser más competitivos, porque contamos con mayor cantidad de agua (…) Veracruz necesita mucho más apoyo” mencionó el emprendedor.

Comentó que el problema además de la falta de información entre los productores sobre la tecnología orgánica que se usa para este tipo de agricultura, es con los intermediarios o comerciantes de las cosechas de los campesinos. “Los productores se encuentran desmotivados de saber que una inversión de producto orgánico no es respetado por las personas que lo comercializan o lo consumen, porque creen que es caro” dijo.

Explicó que mientras la inversión inicial para convertir una agricultura de convencional a orgánica es “necesaria”, el producto resultante llega a ser más barato que el común.

DEJANOS TU COMENTARIO