Tanto se había preocupado Morelia por nulificar la velocidad de Joao Rojas que nunca esperó un gol del ecuatoriano a balón parado.

El habilidoso volante le dio el pase a Cruz Azul a la Liguilla con el único gol del encuentro ante Monarcas Morelia, que en la estrategia llevó la penitencia y salió derrotado del Estadio Azul.

El entrenador Carlos Bustos se preocupó por evitar que jugadores como Rojas o Christian Giménez dañaran la defensa de su equipo mediante una marcación férrea.

Fue tal la preocupación del estratega de Morelia que incluso optó por cambiar a José Olvera en la banda izquierda e ingresar a Carlos Morales en el primer tiempo y así evitar que la velocidad del ecuatoriano marcara la diferencia.

Pero todo eso fue en vano porque el tanto que marcó la diferencia en el Azul llegó en una jugada a balón parado al 76’. Mediante un tiro de esquina cobrado por Sergio Nápoles, Jair Pereira conectó el balón con dirección del ángulo inferior de la portería.

Federico Vilar, raudo y veloz, se lanzó a evitar el gol y atajó el esférico pero sus compañeros olvidaron marcar a Rojas quien estaba pendiente del rebote y así incrustó el balón en las redes.

Fue el tanto que le dio a Cruz Azul la oportunidad de llegar a 28 puntos y asegurar su lugar en la Fiesta Grande del futbol mexicano para pelear por el título.

La Monarquía reaccionó. Ya con Jefferson Montero en el campo, los michoacanos se lanzaron en busca del empate y aunque el gol sí llegó, fue anulado por el árbitro José Alfredo Peñaloza.

En una falta fuera del área celeste, Joel Huiqui se anticipó al arquero Jesús Corona y anotó de cabeza el que parecía el 1-1 pero debido a un fuera de lugar del zaguero la jugada no trascendió.

Fue un duelo de contrastes porque en el primer tiempo los celestes sufrieron para quitarle el balón a su rival. Incluso esto provocó que Achille Emana reclamara a Christian Giménez por perder la marca.

El asunto quedó zanjado con el reclamo y el africano debió abandonar la cancha por lesión.

Además desde que quitaron las rejas del Estadio Azul, un aficionado logró meterse al campo y bajarse los pantalones hasta que personal de seguridad lo alcanzó y lo sacó del inmueble.

La Máquina ya tiene rumbo de Liguilla gracias a Joao Rojas aunque esta vez batalló para llevarse los tres puntos en disputa.

DEJANOS TU COMENTARIO