Con el ritmo de tambores de estilo prehispánico como único sonido, alrededor de 50 personas de diversas asociaciones culturales y civiles, recorrieron la parte central del paseo Díaz Mirón en la ciudad de Veracruz para celebrar “El Otro Grito”, un evento que recuerda la unidad del pueblo mexicano a través de sus raíces.

Organizado por cuarto año consecutivo por la agrupación “Mallinali Ce Acatl”, “El Otro Grito” inició a las 6 de la tarde con una ofrenda a los 4 elementos cerca de la central de autobuses. Luego, se formaron 2 columnas que a su paso por la avenida Díaz Mirón y hasta el parque Zamora, llamaron la atención de turistas y de los propios mexicanos.

A paso lento pero sin perder el ritmo, los participantes atravesaban las calles siendo precedidos por el toque de un caracol, para avisar a los automovilistas que interrumpirían la vida cotidiana, por unos segundos.

El toque del par de tambores marcaba el avance de mujeres, hombres, niños, niñas y jóvenes, algunos de ellos ataviados con vestimentas que se ven en los libros de historia y que anteceden a la llegada de los españoles a nuestro país.

Un danzante con cadenas y bolas de fuego iba liderando a los marchistas, “espantando” con el calor que irradiaba, a los transeúntes, quienes se hacían a un lado para tomar fotografías o simplemente para mirar con rostro desencajado a los quienes parecían salidos de un pasado ancestral.

Luego de casi una hora de silencio, ya en el parque Zamora del centro de la ciudad, hicieron un círculo y Alfonso Nava Escudero rompió con las palabras “Estamos demostrando que es posible estar unidos en un solo corazón por una misma causa (…) Estamos aquí frente a estos elementos sagrados que usaron los mexicas, zapotecas, mayas, olmecas (…) esto nos une, es nuestro corazón, nuestra raíz”.

Nava Escudero, de la agrupación “Mallinali Ce Acatl”, recordó que la unidad mexicana se da en muchos sentidos, incluso para exigir el respeto a nuestro ser. Una cartulina con “No al IVA a alimentos para mascotas” y una manta repudiando el desalojo violento de los docentes de la plaza Lerdo de Xalapa, hicieron eco a las palabras de Nava.

Poesía, teatro, rap, soul y danzas prehispánicas finalizaron con “El Otro Grito” dado en náhuatl, un “¡Nemi Mexhico!” , que se gritó un día antes del “grito oficial” en el que se celebra la libertad e independencia como hechos que ya son historia.

DEJANOS TU COMENTARIO