Una buena y bien ganada tunda le están acomodando en las redes sociales a la directiva del club Tiburones Rojos del Veracruz, cuyo jefe, el multipartidista, Fidel Kuri Grajales vio en la sede porteña una minita de oro, esto pese a la mediocridad mostrada por el equipo escualo en las últimas fechas del torneo.

Y es que sin ningún pudor, valiéndole sorbete lastimar el bolsillo de la noble afición veracruzana, el Diablo Kuri –como le gusta que le apoden-, ordenó un exorbitante incremento del 350 por ciento en el precio de los boletos para el juego que los charalitos sostendrán contra el América el próximo sábado 28 de septiembre en el estadio Luis de la Fuente “El Pirata”. El más barato –General Sol- costará 520 pesos. Échele pluma.

Queda claro que el orizabeño no ha dado una como político, al grado de que brinca y brinca de un partido a otro, pero como empresario nadie le gana. Primero lo primero: hincharse el bolsillo de dinero.

Y mientras eso sucede, la afición tiene que apechugar y estirar su escaso dinero para poder pagar su pase a dicho encuentro futbolístico, cuyo resultado se antoja adverso para el equipo porteño, tomando en cuenta su pésimo actuar, derivado, tal vez, del estilo frívolo y nada serio de quien se autodefine como el “héroe” del futbol veracruzano.

DEJANOS TU COMENTARIO