En un duelo que juntó a dos reputados entrenadores del fútbol internacional, Josep Guardiola le ganó a José Mourinho. Esto porque Bayern Munich se quedó con la final de la Supercopa tras vencer en penales a Chelsea.

Previo a ello, los alemanes forzaron la definición tras anotar el 2-2 con gol en el último minuto de Javi Martínez.

En la primera etapa, el que entró haciendo daño fue Chelsea. Tanto que recién a los 8 minutos, Fernando Torres conectó un centro de Eden Hazard y lanzó un disparo que fue imposible para Manuel Neuer.

Pero de ahí en adelante, Bayern Münich fue el que tomó la iniciativa y el que -derechamente- controló el partido. Y si bien se generó claras oportunidades bajo la conducción del francés Frank Ribery, el elenco de Guardiola debió esperar hasta el segundo tiempo para llegar el empate.

La igualdad cayó a los 47′, con un buen remate del mejor jugador de Europa, que no dio chances al buen portero Petr Cech.

Y siguiendo la tónica que ya venía desde el primer lapso, los germanos continuaron con el control del balón. Además, intentaron llegar al segundo a través del mismo francés, de Mario Mandzukic y de Arjen Robben.

Pero Chelsea tuvo un “regalo” que no aprovechó: falla defensiva que dejó a Oscar sólo frente a Neuer, pero el arquero despejó; y sobre la misma, el rebote le quedo a Frank Lampard, pero el disparo se fue elevado.

A partir de ese momento, Chelsea subió su rendimiento: a los 78′, Branislav Ivanovic remató al arco y la pelota dio en el horizontal. Era el desnivel para los británicos. Y a los 84′, David Luiz cabeceó pero Neuer salvó a los bávaros.

ALARGUE EMOCIONANTE

Pero la expulsión de Ramires debilitó al equipo de Mourinho hasta el final del partido. Porque apenas iniciado el alargue, Hazard remató a la entrada del área y aprovechó un error de Neuer para marcar el 2-1 para los ingleses.

En el segundo tiempo del alargue, Mario Mandzukic casi logra el empate, pero Cech -la gran figura en el alargue- estuvo notabilísimo para volver a salvar a los ingleses. Y fue tanto el asedio de los alemanes que Mourinho sacó a Hazard y puso en la cancha a John Terry.

Pero cuando los ingleses festejaban, apareció Javi Martínez en el último minuto para poner el 2-2 y enviar la definición a los lanzamientos penales, donde en Bayern Munich fueron más certeros

De este modo, Josep Guardiola sumó una nueva copa, esta vez a costa de un José Mourinho que no puede creer la forma en que se le fue la Supercopa.

DEJANOS TU COMENTARIO