Veracruz, Ver., 12 de enero de 2017.- La corrupción, el abandono y la oscuridad, dominan los 10 pisos del Hospital del Niño. Quirófanos, consultorios, terapia intensiva y área de quemados, sirven de bodegas para mobiliario médico. El resto, en completa obra negra, tras las deudas con la constructora y cientos de millones de pesos desaparecidos.

Como la Torre de Babel, el edificio ubicado junto al Hospital de Alta Especialidad de Veracruz, apunta hacia el cielo y hacia la nada.

Su primera piedra fue colocada el 29 de septiembre de 2008 por el entonces gobernador Fidel Herrera Beltrán. En compañía de funcionarios de salud y municipales, se anunció que la obra significaría una inversión de 244 millones de pesos, con 223 camas, ocho quirófanos y 12 consultorios.

El objetivo, brindar atención especializada a la infancia: urgencias, hidratación oral, consulta externa, aulas de enseñanza, inhaloterapia, hemodiálisis, cardiología, nefrología, oncología, unidad de quemados, terapia intensiva, neonatología, y cirugía.

De las anteriores, solamente cirugía, terapia intensiva, consulta externa, área de quemados y neonatología, aparecen identificadas en los primeros cinco niveles del lugar.

El ascenso por la torre es como retroceder en las etapas de construcción. Para el quinto piso, se encuentra ropa de trabajo, cascos y vasos de café que dejaron los trabajadores en 2015, cuando la obra fue interrumpida definitivamente. Los pasillos con apenas un recubrimiento de pintura se encuentran completamente vacíos.

A partir del sexto se puede hablar de obra negra. Varillas, cables eléctricos, costales de cemento y ladrillos, se acumulan en el suelo, en áreas abiertas, tan solo limitadas por las paredes grafiteadas del inmueble y el ventanal que da hacia la avenida 20 de noviembre.

La Torre Pediátrica, a quien la administración del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares renombró como Hospital del Niñoabrió sus puertas esta mañana para un recorrido a medios de comunicación, personal de la Secretaría de Salud de Veracruz y del gobierno del estado. A decir de los funcionarios, el avance de la obra es de un 60 por ciento, habiéndose invertido 340 millones de pesos. Para concluirla, aseguran, necesitarán invertir otra cantidad similar.

Tras ser visitado durante poco más de una hora, el Hospital del Niño volvió a cerrar.

DEJANOS TU COMENTARIO