Para el próximo año los veracruzanos amanecerán con nuevos impuestos, aprobados este jueves por la mayoría priista junto con el PANAL y el PVEM, entre los que destacan los gravámenes por la realización de sorteos, rifas y concursos (organizador y ganador), trámites escolares, por compra de automóviles usados.

En lo que fue un monólogo del PAN ante el PRI, se mantuvo la acusación de que se trata de un afán recaudatorio en prejuicio de los veracruzanos.

En el proyecto de presupuesto para el ejercicio fiscal del 2014, aprobado fast-track por el PRI y sus aliados PANAL y el PVEM, se establece que en aras de una política tributaria equitativa

y ante la proliferación en el Estado de establecimientos comerciales donde se realizan rifas, sorteos, loterías, apuestas, juegos o concursos con máquinas de sistemas, programas automatizados o computarizados, concursos de cualquier

índole, en los cuales se obtienen ingresos por dichos conceptos; se ha estimado pertinente ampliar la base del impuesto respectivo, a fin de gravar dichas actividades y las ganancias derivadas de éstas.

Se amplía para alcanzar a las personas que realicen sorteos de manera casera, “para que no sólo los sorteos llevados a cabo por los organismos públicos descentralizados de la Administración Pública Federal sean gravados, sino también los que se lleven a cabo por cualquier persona física o moral, así como por unidades económicas aunque estas últimas no tengan personalidad jurídica propia, las cuales, sin embargo, para estos efectos se considerarán que contarán con la misma”.

En cuanto al gravamen a la adquisición de vehículos usados se justifica que a efecto “de brindar certeza jurídica a los contribuyentes sujetos del Impuesto Sobre Adquisición de Vehículos Automotores Usados, se ha considerado oportuno simplificar la base del impuesto, que será la que resulte de aplicar al valor total del automotor contenido en la factura original, un factor de depreciación conforme al año de antigüedad de la unidad, estableciéndose una tasa única, lo cual obedece a una razón de justicia y equidad”.

También habrá sanción para contadores públicos, pues serán obligados solidarios en el caso del impuesto del Impuesto sobre Erogaciones, donde las personas que no lo hayan reportado el contador será responsable.

“El candado para contadores o contratista tienen como fondo que nadie se escape o se les vaya por ahí algún centavo, en materia de impuestos. Eso refleja que andan desesperados porque no tienen dinero”, puntualizó el legislador del PAN, Julen Rementería del Puerto.

El impuesto del 2 por ciento a la nómina de las empresas, ahora será de 3 por ciento..

Uno más es la restricción a los contratistas y proveedores del gobierno de Veracruz, a los que se les cerrará la puerta si no están al corriente en su pago de impuestos. “Eso podría privilegiar a las empresas foráneas”, replica Rementería.

DEJANOS TU COMENTARIO