Iker Casillas empezó la temporada con Ancelotti igual que la terminó con Mourinho: en el banquillo. La decisión del técnico italiano sorprendió a todos al apostar por Diego López y sentar al capitán blanco.

DEJANOS TU COMENTARIO