Durante la Reunión Pública convocada por la Delegación Federal de la Semarnat en Veracruz, activistas ambientales y especialistas en materia jurídica y ecológica señalaron como insostenible, ilegal y peligroso el proyecto de construcción la Administración Portuaria Integral pretende iniciar el próximo año.

En el evento se dieron cita diferentes ponentes, representantes  de la propia APIVER, así como investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Veracruzana, acompañados por colaboradores de diversas organizaciones de protección ambiental como El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), El Instituto de Ecología (Inecol) y La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA).

La Abogada y Consultora Rosa Luz Hernández García, señaló varias incongruencias en materia legal contenidas en el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) en el que se apoyó la Administración Portuaria para defender su proyecto, puesto que dicho documento señala claramente que el proyecto  contempla construir en un área protegida.

Aunque el MIA categoriza al arrecife Punta Gorda como un área virtualmente destruida y minimiza la magnitud del impacto ambiental, la abogada señala la irrelevancia de este hecho en materia legal y señaló la falta de análisis en los efectos que la obra tendría fuera de la zona portuaria: “No define el máximo de transporte marítimo a recibir, ni el máximo de empleados requeridos, así como tampoco se menciona que pasará con los residuos generados por estos”

Por su parte, el Dr. Juan Esteban Martínez Gómez, investigador de Inecol, pidió considerar el efecto de las obras en la vida marina. Basándose en la Normativa 059 de la SEMARNAT publicada en 2010, mencionó a cerca de 20 especies endémicas o amenazadas que habitan en el sistema arrecifal como la manta gigante, el sábalo de plata y el góbido jarocho.

El Activista Juan Manuel González Muñoz, solicitó a los asistentes considerar el patrimonio cultural e histórico que se encuentra sumergido en el lecho marino. Mencionando varias investigaciones internacionales, indicó la gigantesca perdida de material arqueológico de la época prehispánica y colonial que sigue a la espera de ser descubierto y en peligro de ser destruido por las labores de dragado.

El Dr. en Ingeniería Civil, Franklin Rendón González, sostuvo que la MIA no contempla riesgos naturales como huracanes, tormentas tropicales o terremotos, que son comunes en el estado y altamente destructivo para las estructuras en altamar. Señaló esto no solo como un terrible riesgo para el gran arrecife, el cual dice se encuentra enterrado por el sedimento, sino para los trabajadores portuarios.

Finalmente, la valía legal del proyecto quedó tambaleante ante las palabras del Abogado Xavier Martínez Esponda, consultor y colaborador de la CEMDA. El abogado indica el problema político que México podría enfrentar ante la aprobación del citado proyecto.

Martínez Esponda citó al Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano como una de las reservas inscritas en La Convención sobre los humedales de Importancia Internacional, mejor conocida como Convención Ramsar. Dicho organización cataloga a los arrecifes veracruzanos como rarísimos y de trascendencia mundial.

Según sus declaraciones, el aprobar la construcción de la nueva zona portuaria sobre una zona arrecifal, la cual ya ha sufrido afectaciones, sería incumplir con un compromiso no solo ambiental, sino también patrimonial y político.

“Significa que México está en problemas” finalizó.

DEJANOS TU COMENTARIO