Aunque la mayoría pagó hasta 600 pesos al Ayuntamiento de Veracruz para permanecer una semana sobre Carlos Cruz y Bravo en el centro, además de los miles de pesos que pagaron en casetas de peaje, los comerciantes de artículos de Todos Santos tuvieron las peores ganancias en los últimos años.

Así concuerdan varios de los 19 vendedores que colocaron sus puestos tras el mercado Unidad Veracruzana, sin lograr terminar con su mercancía. El clima ventoso y la lluvia de hoy, sin embargo, además de alejar a sus posibles clientes, arruinó los productos de varios de ellos.

“Ya se acabó la venta, ahorita lo que estamos haciendo es sacar lo que tenemos, ya nomás rematamos” comentó Pedro Salazar García, de 20 años de Aquila, Veracruz. Junto a su familia, desde el lunes, vendió además del cempasúchil y el moco de pavo, frutas para los altares de muertos.

El chico añadió que lo que no se venda, se tirará a la basura.

Por su parte, Olga Pérez Robles, de 53 años proveniente de Tlaxcala, comentó “Para este día todo se había terminado. Estuvo flojo, con el norte no sale la gente, y va a llover”.

Al igual que Pedro y el resto de los comerciantes, ya está rematando sus productos. Otros tantos se fueron desde el primero de noviembre, ante las bajas ventas que registraron.

DEJANOS TU COMENTARIO